Agronews Castilla y León
  • La jornada reivindicativa, convocada por la Plataforma No a la Mina en el Valle del Corneja y por la Asociación Vive El Valle del Corneja, se inició a las diez de la mañana con una marcha de ocho kilómetros que partió de Becedillas y que atravesó Malpartida y Navahermosa, hasta llegar a Santa María del Berrocal.

Las camisetas verdes volvieron a inundar el Valle del Corneja el sábado 16 de abril. Alrededor de ochocientas personas se reunieron en Santa María del Berrocal con la convicción profunda de la lucha por la vida y el grito unánime de “No a las minas en el Valle del Corneja”, en una jornada festiva que reunió a grandes y pequeños que portaban pancartas con los nombres de los distintos pueblos afectados y mensajes de “No a la mina. Sí a la vida”.

La jornada reivindicativa, convocada por la Plataforma No a la Mina en el Valle del Corneja y por la Asociación Vive El Valle del Corneja, se inició a las diez de la mañana con una marcha de ocho kilómetros que partió de Becedillas y que atravesó Malpartida y Navahermosa, hasta llegar a Santa María del Berrocal.

La caravana verde recorrió varios de los pueblos afectados por un nuevo proyecto minero de la empresa Cerro El Rocil S.L. del Grupo Cosentino, que abarca 71 cuadrículas mineras, equivalente a 2.100 campos de fútbol, en los términos municipales de Santa María del Berrocal y sus anejos Navahermosa y Valdemolinos, Collado del Mirón, Becedillas y sus anejos Casillas de Chicapierna, Malpartida de Corneja y el Mirón.

José Antonio Elvira, uno de los portavoces históricos de la lucha por preservar el Valle del Corneja, reivindicó “el derecho a vivir en la zona donde han vivido nuestros padres y nuestros abuelos, donde hemos invertido”. Elvira aludió al Papa Francisco y a la encíclica “Laudato Sí” “en la que habla de las minas a cielo abierto y del daño que hacen a toda la población y cómo nos invitaba a todos a que nos opongamos a las leyes que consideramos injustas”.

En la mencionada encíclica, el Santo Padre alertaba sobre el extractivismo, y defendió ”la necesidad de abandonar un modelo económico voraz, orientado a la ganancia, con un horizonte limitado y basado en la ilusión de un crecimiento económico ilimitado”. Elvira también resaltó “la base ganadera, agrícola y con un potencial turístico tremendo de la comarca”. “Sobre esas tres bases tenemos que construir futuro y crear, con imaginación, posibilidades para que los jóvenes se asienten aquí”. Por último, animó a revocar la Ley de Minas del 73, a la que calificó de “absolutamente injusta porque nosotros somos los propietarios del terreno”.

Laura Serranos recordó que la mina se extendería por 7.700 hectáreas, abarcando toda la solana que se divisa desde el Puerto de Villatoro hasta Zapardiel de la Cañada, Diego Álvaro y Chagarcía. Laura instó a “proteger la tierra de la tormenta” utilizando la metáfora de dos nubarrones negros para referirse a dos empresas: Transportes, excavaciones y hormigones Sonsoles S.L. y el Grupo Cosentino “que son los que quieren quitarnos nuestra tierra, pero que nos tienen a nosotros delante, porque somos el escudo de nuestra tierra.”

Librado Casero, escritor y poeta de Malpartida expresó su rotunda oposición a la mina “y a la destrucción del paisaje”. De la misma manera, Ángeles Sáiz, vecina de Valdemolinos, expresó su deseo de “seguir viviendo en el valle, donde hay muchísima riqueza”.

Entre las personas que apoyaron la marcha se encontraban Raúl Blanco, diputado Provincial del PSOE en la Diputación de Ávila; Jesús Cornejo, coordinador provincial de IU; Juan Carlos Montero, alcalde de La Colilla y secretario de Política Municipal del PSOE de Ávila , Jesús Pérez, alcalde de Amavida; Antonio Orgaz, alcalde de Bonilla de la Sierra; Ricarda Sánchez, alcaldesa de Becedillas; Ángel López, alcalde de Malpartida de Corneja y Juan Ignacio Sánchez, alcalde de Chagarcía. Además, asistieron varios representantes de CC.OO., así como de los almacenes de Berrocal y de pequeñas industrias como Damián Vaquero Carpintería metálica, Cerrajería Hermadi de Piedrahita y la panadería de José Luis, que aportó dulces para el desayuno. Y miembros de las plataformas No a la Mina en la Sierra de Ávila y de Yemas.

El viernes 15 varios especialistas en medio ambiente del Grupo Biodiversidad Abulense, en colaboración con la Asociación Fotografía y Biodiversidad y su plataforma Biodiversidad Virtual, llevaron a cabo una jornada relacionada con la biodiversidad por zonas afectadas por las nuevas cuadrículas mineras, acompañados por más de cuarenta personas de la Plataforma No a la Mina en el Valle del Corneja y habitantes del valle, perfectos conocedores de las especies que pueden resultar afectadas, dañadas y exterminadas por la actividad minera, incompatible con la vida.

Entre las especies que quieren proteger se encuentra el Astragalus devesae, un endemismo ibérico que está incluido en el Libro Rojo de la Flora Amenazada de España. Esta planta, de tallos de hasta 45 centímetros y flores de color amarillo pálido, de la que solo se han identificado dos poblaciones, en Padiernos y en Collado del Mirón (población afectada por el proyecto minero), fue descubierta por Antonino González Canalejo, Doctor en Geografía, que participó en el encuentro. Por su parte, Juan Parra, investigador y miembro de Seo en Ávila, anotó 47 especies diferentes avistadas en una mañana.

Por otro lado, varios expertos se encuentran evaluando el patrimonio que se puede ver afectado en la zona, pues se tiene constancia de que es una comarca muy prolífica en yacimientos arqueológicos de la Prehistoria reciente, desde el Neolítico hasta la Edad del Hierro, y de la existencia de numerosos documentos etnológicos.

Estas actividades reflejan la oposición cada vez mayor de la población abulense contra los expedientes mineros que ya afectan a 16 localidades: las antes mencionadas más Bonilla de la Sierra (junto a sus anejos Cabezas de Bonilla, Rivera del Corneja y Pajarejos), Casas del Puerto, Tórtoles y Zapardiel de la Cañada.

Tags: 

Sección: 

Provincias: