La organización agraria considera que la normativa municipal invade competencias autonómicas

ASAJA Exige a la Junta de Castilla y León que Impugne Ordenanza Ganadera del Ayuntamiento de Boca de Huérgano

Agronews Castilla y León

28 de mayo de 2024

porcino, cerdo, upa

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) de León ha solicitado al Delegado de la Junta de Castilla y León en la provincia que impugne una ordenanza ganadera aprobada por el Ayuntamiento de Boca de Huérgano. La ordenanza, publicada en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) el pasado 3 de mayo, fue aprobada en sesión plenaria el 25 de abril y regula varios aspectos del manejo y bienestar animal en explotaciones ganaderas locales, incluyendo el transporte, la experimentación y el sacrificio de animales.

ASAJA sostiene que la ordenanza municipal invade competencias que corresponden a otras administraciones públicas, en particular a la Junta de Castilla y León. Según la organización agraria, la administración autonómica ya tiene una legislación robusta y eficaz en esta materia, acompañada de los controles necesarios para su cumplimiento. ASAJA argumenta que la ordenanza no aporta nada relevante a la normativa existente, salvo la exigencia de que los propietarios de ganado retiren los excrementos de los animales cuando transiten por vías o espacios públicos.

Además, ASAJA critica que el Ayuntamiento de Boca de Huérgano haya llegado al extremo de tipificar las infracciones relacionadas con la ordenanza, aunque sin establecer los importes económicos correspondientes a las sanciones. La organización agraria también señala que el consistorio carece de los medios humanos y materiales necesarios para hacer cumplir las normativas que pretende imponer.asaja

ASAJA ha cuestionado públicamente la gestión del Alcalde de Boca de Huérgano, sugiriendo que debería enfocar su tiempo y los recursos limitados del Ayuntamiento en asuntos más prioritarios para la comunidad. La organización pide respeto y consideración para el sector primario, que considera fundamental para el desarrollo socioeconómico del municipio y la comarca, así como para el cuidado del medio ambiente, que es esencial para el turismo de montaña en la región.

Carga Burocrática y Exigencias Ambientales por parte de ASAJA

La organización agraria resalta que el sector ganadero ya enfrenta una pesada carga burocrática y exigencias en materia de medio ambiente y bienestar animal que provienen de la normativa europea. Estas regulaciones, según ASAJA, castigan especialmente a los pequeños ganaderos. Resulta paradójico, dicen, que una administración local, en lugar de mostrar empatía y apoyo a los problemas de sus vecinos ganaderos, trate de complicar aún más su medio de vida con normativas adicionales.

ASAJA ha señalado que la intervención de la Junta de Castilla y León para impugnar ordenanzas municipales no es sin precedentes. La organización menciona casos anteriores en los que otros ayuntamientos han intentado legislar sobre la ganadería intensiva, excediéndose en sus competencias y contraviniendo la normativa sectorial. En estos casos, ha sido necesario recurrir a la vía judicial para resolver el conflicto, con resultados exitosos.

La ordenanza ganadera de Boca de Huérgano busca regular aspectos como el cuidado de los animales en su explotación, el transporte, la experimentación y el sacrificio, con la intención de garantizar el bienestar animal. Sin embargo, ASAJA argumenta que la duplicidad normativa y la sobrecarga de obligaciones burocráticas son contraproducentes para un sector que ya enfrenta numerosos desafíos.porcino

El sector ganadero es vital para la economía local de Boca de Huérgano y su comarca. Los ganaderos no solo contribuyen al suministro de productos animales, sino que también juegan un papel crucial en el mantenimiento del paisaje y la biodiversidad, lo que a su vez favorece el turismo de montaña. La ordenanza municipal, según ASAJA, pone en riesgo esta dinámica, al añadir cargas adicionales sin ofrecer beneficios claros.

Hasta la fecha, la Junta de Castilla y León no ha emitido un comunicado oficial sobre la solicitud de ASAJA. Sin embargo, la historia reciente sugiere que la administración autonómica podría intervenir para garantizar que las competencias y normativas se respeten y que no se impongan cargas adicionales innecesarias a los ganaderos locales.

La disputa sobre la ordenanza ganadera de Boca de Huérgano refleja las tensiones entre diferentes niveles de administración y la comunidad agraria. ASAJA pide una respuesta rápida y decisiva de la Junta de Castilla y León para impugnar la normativa municipal, defendiendo que el sector ganadero necesita apoyo y no obstáculos adicionales. En un momento en que los agricultores y ganaderos enfrentan desafíos climáticos, económicos y normativos, la claridad y cohesión en la regulación es más importante que nunca para asegurar la sostenibilidad del sector primario y el bienestar de las comunidades rurales.



Share This