Agronews Castilla y León

Se ha convertido en una de las grandes preocupaciones del conjunto de la sociedad, hablamos del coste del gas y la electricidad,  que, por unos motivos u otros, por causas internas o por otras externas como puede ser la invasión de Ucrania por Rusia, están, en estos momentos, en unos precios históricamente altos que incluso están poniendo en dificultades las economías de los hogares.

Precisamente, esos costes elevados, ha provocado que el consumidor miré de una manera detallada la factura que recibe por el consumo de estas fuentes de energía, buscando alternativas más baratas entre las distintas empresas que ofrecen estos servicios. En esa búsqueda de mejores condiciones no sólo se mira el tema económico que es importante sino que se ofrezcan una serie de servicios como la lectura sencilla de la factura, la presencia de un asesor personalizado que pueda solventar todos los problemas que puedan suscitarse o la solución de los problemas técnicos o de infraestructuras que puedan surgir.

En este sentido, es muy interesante, antes de dar el paso al cambio de compañía, ver las condiciones que nos ofrecen cada una de ellas, especialmente el servicio de asesoría que nos puede ofrecer cada una de ellas.

Tensión de la electricidad

Uno de los temas que aparecen en esas conversaciones del consumidor con las empresas es la tensión de la electricidad, pero ¿sabemos qué es exactamente?

La definición es sencilla, se trata del voltaje con el que la electricidad pasa de una cuerpo a otro, desde un punto A hasta un punto B.

Subrayar que, en función del voltaje, la corriente eléctrica puede ser de baja, media o alta tensión.

Baja tensión

Esta es la electricidad con la que contamos en nuestras viviendas o, por ejemplo, en el alumbrado público de nuestras ciudades. Es la que corriente que presenta unas cifras de hasta 1.000 voltios.

Media tensión

Cuando la tensión eléctrica de la instalación oscila entre los 1.000 y los 36.000 voltios recibe esta calificación de media tensión. En España, es la que cuentan los grandes consumidores, como fábricas, hospitales e incluso aeropuertos.

Alta tensión

Aquí subrayar que es el Real Decreto 223/2008 establece cuatro categorías de alta tensión.

  • Categoría Especial: cuando la tensión nominal es igual o superior a 220 kV, o las tensiones normalizadas oscilan entre 220 y 240 kV. 
  • Primera Categoría: cuando se sitúa entre 66 kV y 220 kV. 
  • Segunda Categoría: cuando alcanza entre 30 kV y 66 kV.
  • Tercera Categoría: cuando se cuantifican  entre 1 kV 30 kV. 

Una de las causas más frecuentes de baja tensión es que el sistema se haya sobrecargado. Hay determinadas horas del día en las que la demanda aumenta, e incluso determinadas épocas del año. Por ejemplo, en los días calurosos del verano puede haber un pico de demanda de energía eléctrica por el aumento del uso de aparatos de aire acondicionado.

Sección: