Agronews Castilla y León

El agua es un factor limitante para la producción en muchas partes de nuestro planeta y resulta importante, ya que se incrementa la producción de alimentos y la cantidad de tierra destinada a la agricultura cuando se utiliza correctamente. Normalmente, el riego de cultivos se hace a partir de agua del subsuelo, reservas, ríos y cauces modificados. Sin embargo, se estima que únicamente el 16% de la superficie agrícola mundial posee riego.

 

Problemáticas de la irrigación tradicional

El aspecto más negativo es que la agricultura de riego requiere demasiada cantidad de agua, tanta que en las zonas donde se lleva a cabo se han notado consecuencias perjudiciales en la hidrología regional. Uno de los principales factores que propician estas consecuencias, es que se consume el agua a una velocidad mucho mayor de lo que se repone en la recarga pluvial. Este uso desmesurado provoca trastornos geológicos, como la intrusión salina en zonas próximas a la costa. Por ello, consumir agua del subsuelo implica agotar los recursos de generaciones venideras; es un bien escaso que hay que mimar.

La agricultura tradicional no es sostenible, está más que demostrado que las prácticas de manejo usadas anteriormente tienden a favorecer la alta productividad a corto plazo, pero comprometen la productividad de los cultivos del futuro.

Los recursos rurales, como son la diversidad genética, el suelo y el agua han sido explotados en demasía. Las estructuras ecológicas sobre los que se sustenta la agricultura han sido desgastadas, desarmadas e incluso erradicadas. Como responsables de dar un buen producto de la tierra respetuoso con nuestro entorno tenemos la obligación de adoptar medidas que vayan en esta línea.

 

Soluciones

Teniendo lo anterior en mente, múltiples son las soluciones para la agricultura que puedes incluir en el terreno en materia de riego

Telecontrol, automatización de riego y fertirrigación

 Una de las alternativas posibles es colocar un sistema a medida de telecontrol y automatización que te permita monitorear en tiempo real el riego de tu cultivo. Esto va a permitir vigilar la red a distancia, incluyendo las balsas, los bombeos, los contadores y todo el proceso intermedio.

Lo bueno es que no sólo ahorrarás costes actuales, sino que disminuye la probabilidad de incurrir en costes futuros al disminuir las roturas que se producen en el desarrollo natural de la actividad productiva y al avisarte, también, de forma inmediata de las averías.

A lo que vamos principalmente, que es el ahorro del agua, se solventa en la medida en que este sistema te permite una dosificación óptima del riego en parcela, por lo que no consumirás más recursos de los necesarios.

Instalaciones de riego en finca

 Consiste en la contratación de expertos que ofrecen asesoramiento en la elección del cultivo más apropiado para tus tierras y elaboran un plan que incluye el diseño y la construcción de las instalaciones de riego que resulten más convenientes para optimizar tanto el agua como la energía y el rendimiento.

El lucro que se obtiene aquí se compone fundamentalmente de dos ventajas: de una parte, se obtiene una mayor rentabilidad de las explotaciones, lo que se traduce en mejores precios para el agricultor. Y, de otra, al lidiar con un único ente que se encarga de toda la puesta en marcha, se consigue evitar complicaciones y solapamientos entre constructores.

Plantas de reutilización de agua

Otra de las opciones más interesantes es seguir dándole partido al agua con una solución más avanzada. Se trata de un proyecto de ingeniería que asegura la calidad del agua que se reutiliza. Es, sin duda, una elección a tener en cuenta sobre todo de cara al medio ambiente.

Tags: 

Sección: