Agronews Castilla y León

La asociación de ganaderos Agromuralla exige que la Xunta de Galicia, "en el ejercicio de sus competencias y responsabilidades", adopte "medidas contundentes y definitivas para acabar con la plaga de jabalíes". Agromuralla, que considera al jabalí "una verdadera plaga", pide a la Xunta que así lo declare y actúe contra él "como lo hace frente a otras plagas, como la avispa velutina, el escarabajo guatemalteco de la patata o la avispa castaña". 

Agromuralla dice que "la invasión es bestial y ya se está haciendo daño a las tierras de maíz recién cultivadas". “El número de jabalíes es tal que ni siquiera esperan a que nazca el maíz para ir a él, sino que siguen los riegos para desenterrar los granos justo después de la siembra”, se quejan. “Lo que los campesinos aran durante el día es desenterrado por los jabalíes por la noche, perdemos la semilla, el abono y el trabajo. Nos acercamos en el momento de la recolección”, asegura Roberto López, presidente de Agromuralla. 

Levantando la siembra

Numerosos agricultores de las provincias de Lugo y A Coruña que han comenzado a cultivar maíz en sus tierras en las últimas semanas están sufriendo "ataques" de jabalíes a los cultivos, obligando en muchos casos a resembrar las fincas y provocando importantes daños y pérdidas económicas. las fincas, denuncia Agromuralla, que recuerda que el cultivo de una hectárea de maíz cuesta de media unos 1.200 euros. 

En Galicia se siembran cada año unas 70.000 hectáreas de maíz forrajero, lo que representa el 60% de esta cosecha en todo el Estado. El maíz es, junto con la hierba, la principal fuente de alimentación del ganado, siendo la producción de forrajes propios para el autoabastecimiento de las fincas una de las formas de incrementar la rentabilidad de las fincas. “La única forma que tenemos de bajar los costos de producción de las granjas lecheras es producir nuestro propio forraje, pero el jabalí es un obstáculo muy importante. Causa daños muy graves a los cultivos y ensilajes de peor calidad, lo que nos obliga a comprar insumos, multiplicando así los costos, más aún en un año de aumentos en los costos de los cereales y materias primas, que se materializaron en una escalada del 40% del precio del maíz y del 30% de la soja ”, dice Roberto López.

Las medidas actuales son insuficientes

La asociación de agricultores acusa a la Xunta de "no tomarse en serio el problema" y de llevar años "ignorando las quejas del sector agrario ante los daños que aumentan cada año". “Pedimos a la Junta que actúe porque las medidas establecidas en este momento son claramente insuficientes para el control de plagas. No puede quedar exclusivamente en manos de los cazadores la responsabilidad, la Administración también tiene que involucrarse”, defiende Agromuralla. 

"La Xunta ignoró las advertencias de los campesinos, no actuó a tiempo y ahora el problema está fuera de control. Medio Rural tira balones por Medio Ambiente y ambos departamentos se lavan las manos", dice Roberto López, quien cree que "Esto no es sólo un problema para los ganaderos, pero una plaga que afecta a la sociedad en su conjunto porque los jabalíes provocan accidentes de tránsito y son uno de los principales factores en los accidentes de tránsito en las carreteras y el riesgo de transmisión de enfermedades, como la peste porcina africana ”, indica. . 

Fondo de Compensación de Danos

La Ley de Caza de Galicia, Ley 13/2013, establece la responsabilidad compartida de Tecores y la Administración Autonómica por los daños ocasionados por la fauna silvestre. El protocolo actual establece dos líneas de actuación: por un lado, la autorización de esperas y allanamientos por Reservas de Caza en aquellas zonas con daños recurrentes y, por otro, la indemnización de daños en función de la convocatoria abierta hasta fin de año. (Orden de 17 de diciembre de 2020 por la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas para paliar los daños causados ​​por el jabalí en los cultivos agrícolas). 

Sin embargo, estima Agromuralla, "las palizas que se hacen son claramente insuficientes y los montos de las indemnizaciones son ridículos, debiendo tener una cantidad mínima de superficie dañada para que reconozcan su derecho", explican. El protocolo obliga a avisar al 012 para que los técnicos de Medio Ambiente vengan a levantar informe pero a menudo los destrozos siguen a producirse una vez valorado el acto de inspección de daños. 

La Administración Gallega tiene la obligación de indemnizar los daños a los ganaderos, ya que el artículo 62.4 de la Ley establece que “la Xunta de Galicia, en el ejercicio de las competencias que le son propias, constituirá un Fondo de Corresponsabilidad que ocasione las especies cinegéticas en las explotaciones agrarias ”y detalla que“ este fondo se nutrirá con los aportes de la Administración autonómica ”.

La ordenación del territorio

Más allá de estas ayudas por daños, Agromuralla solicita que se adopten medidas preventivas, a las que hace referencia la propia Ley, como por ejemplo la creación de comederos en montes para reducir la bajada de jabalíes a las zonas de cultivo, u otras de carácter estructural que tienen que ver con la ordenación del territorio y el abandono de las fincas agrícolas, lo que provoca en esta época que los jabalíes tengan lugares para esconderse cerca de casas y fincas. 

Agromuralla también acusa a la Xunta de "provocar con su inacción el enfrentamiento entre ganaderos y cazadores". “La sociedad rural ya está bastante fragmentada, y temas como este provocan el enfrentamiento de los vecinos, ya que obligan a las fincas a quejarse de los Tecores, es decir, quejarse de los vecinos, o incluso en muchos casos, cuando los agricultores también son miembros de la caza. reservas, para reclamar contra sí mismos. No se pueden trasladar la responsabilidad del control de una plaga como lo es hoy el jabalí exclusivamente a los cotos de caza ”, considera Roberto López .  

Sección: