José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

A través de una carta el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación  ha recomendado a las comunidades autónomas a que mantengan el control poblacional de jabalíes, debido a los daños causados por su proliferación en las explotaciones agrarias, sin olvidar el hecho de que son transmisores de distintas enfermedades animales.

Desde el MAPA se asegura que esa actividad de control, esa regulación de la población, forma parte de las actividades necesarias que se incluyen dentro del Real Decreto 463/2020, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, buscando para mantener el estatuto sanitario de la cabaña ganadera y como medida de prevención de la Peste Porcina Africana (PPA).

Las autoridades competentes de las autonomías deben establecer la mejor forma de llevar a cabo el control de poblaciones de jabalíes y teniendo siempre en cuenta la necesidad de adoptar las medidas de prevención necesarias para evitar el contagio del COVID-19.

CASTILLA Y LEON

Precisamente este tema fue abordado ayer, 14 de abril, por el Consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez Quiñones, en su comparecencia ante los medios de comunicación, señalando que se había remitido una consulta al Ministerio de Agricultura, a través de la Delegación del Gobierno, sobre este tema ya que la caza como actividad de ocio no está permitida en este estado de alarma.

Esa petición que parece que se responde con la carta remitida, activaría la realización de esos controles, al menos en el caso de los jabalíes, quedando la duda sobre lo que se podría realizar con otras especies que también a las explotaciones agrícolas y ganaderas de Castilla y León como pueden ser los conejos, los ciervos, corzos o el propio lobo.

Preguntado por cómo se podrían llevar a cabo esas actividades cinegéticas, Suárez Quiñones ha señalado que se haría a través de cazadores con la correspondiente licencia, siempre con un control minucioso de la Administración Autonómica. “O bien debe ser el propietario del coto el que solicite el control o los propios agricultores y ganaderos afectados, la
Junta de Castilla y León dará esa autorización previa justificación detallada de la misma”, aseguraba el Consejero de Fomento y Medio Ambiente.

CASTILLA LA MANCHA

Por su parte, en Castilla La Mancha, y según advertía la organización agraria, La Unión de CLM, se ha publicado una resolución de la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad declara la emergencia cinegética temporal por daños a la agricultura provocados por la sobrepoblación de conejos en más de 300 pueblos de las cinco provincias de la región. La organización agraria lamenta que la resolución de la Junta de Castilla-La Mancha responde parcialmente a estas necesidades, porque se centra exclusivamente en el control del conejo.

Las intervenciones de control pueden prolongarse más allá de lo que dure el estado de alarma por coronavirus, pero mientras éste esté en vigor las tendrá que realizar, en su caso, el vigilante de terreno cinegético, así el propio agricultor o la persona a quien autorice en la parcela afectada, siempre con el conocimiento y la supervisión del titular del terreno cinegético.

Todas las personas en labores de control de poblaciones deben cumplir, así lo estable el Ejecutivo de Castilla La Mancha, los siguientes requisitos:

  • Máximo de dos personas por control, desplazándose en coche, una delante y otra detrás.
  • Mantener distancia de al menos un metro entre las dos personas.
  • El certificado de actividad necesario para las personas que se desplazan será la autorización o comunicación previa del control.
  • Extremar la higiene personal –lavado frecuente de manos–, de los equipos de trabajo y transporte, y un correcto uso de los Equipos de Protección Individual (EPIs) siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Son varias las organizaciones agrarias ASAJA Jaén, COAG y la Unión de Llauradors en la Comunitat Valenciana… han advertido de la problemática que se estaba produciendo por el crecimiento de los censos de animales silvestres y la posibilidad de cazarlos como consecuencia del estado de alarma actual

 

Tags: