Agronews Castilla y León

Desde la Asociación de Familias y Mujeres del Medio Rural (AFAMMER), expresan su repulsa ante la última oleada de crímenes machistas.

En un periodo de 7 días - del 22 al 28 de mayo - se ha producido el asesinato de 5 mujeres, y una mujer de Carballo ha recibido una presunta agresión en la madrugada del lunes por parte de su pareja. Según las últimas informaciones permanece en estado crítico en la UCI.

De confirmarse los últimos casos por parte de la Delegación de Gobierno contra la Violencia de Género, serían 18 las mujeres asesinadas a consecuencia de esta lacra en lo que llevamos de 2022.

Ante estas muertes desde AFAMMER reclama que se hagan más efectivas las medidas para erradicar la violencia de género que está causando tantas muertes en España.

La presidenta nacional de AFAMMER, Carmen Quintanilla, destaca la especial vulnerabilidad de las víctimas que sufren la violencia de género en los entornos rurales por las especiales condiciones en las que viven: círculos sociales más cerrados donde importa mucho el qué dirán y donde el acceso a los servicios de protección y ayuda están mucho más lejanos.

“Necesitamos un cambio social y político que asegure la protección de las víctimas por violencia de género y hacer efectivo los ejes en los que se basó el Pacto de Estado o crear unos nuevos que sean más efectivos”, destaca.

En este sentido, la presidenta nacional de AFAMMER considera que se deben de impulsar o maximizar lo establecido en los ejes del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, como por ejemplo en lo referente a intensificar los recursos disponibles que den una respuesta institucional efectiva, pues consideran que no se está logrando.

Por otra parte, Quintanilla afirma que no se están promoviendo los recursos de apoyo en todos los ámbitos locales, pues las poblaciones pequeñas “en muchos casos” carecen de ellos.

Desde AFAMMER también piden el perfeccionamiento de la asistencia en los pueblos sin recursos, porque esta asistencia “tarda en llegar o se deriva a poblaciones cercanas que en realidad no están tan cerca”.

Así mismo, piden que se refuercen las medidas de seguridad y las cautelares de protección a la víctima con el fin de que tenga un efecto disuasorio en el agresor y así asegurar que se protege mejor a la víctima ante futuras agresiones. “Estamos hablando de un grave atentado a la vida de las mujeres y una grave vulneración de los derechos humanos”, resalta.

“AFAMMER ofrece asistencia y protección integral a víctimas en entornos rurales”

Desde AFAMMER ponen el acento en que de las 18 mujeres que habrían perdido la vida este año por violencia de género 11 residían en municipios de menos de 30.000 habitantes.

Quintanilla matiza el caso de municipios como Tomelloso, localidad donde residía la última víctima, que a pesar de superar la barrera de los 30.000 habitantes “no deja de ser una localidad eminentemente rural”.

La presidenta nacional de AFAMMER incide en que “tenemos que aprovechar la gran oportunidad que nos ofrece el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, aprobado a finales de 2017 con el consenso de todos los grupos políticos, un pacto que les dijo a las mujeres: salid de la violencia porque una nueva vida es posible”.

Por otra parte, Quintanilla pide mayor apoyo para las organizaciones que combaten la violencia de género en los pequeños municipios y que cuentan con la experiencia, el conocimiento y la vertebración necesaria “para llegar donde la administración a veces no puede”.

Así mismo, la presidenta nacional de AFAMMER expresa en su nombre y en el de las 195.000 socias que forman parte de esta organización su solidaridad y condolencias hacia los familiares y seres queridos de las víctimas, “pero especialmente queremos decirles a aquellas mujeres que sufren violencia de género que no están solas y que cuentan con AFAMMER para salir de la situación en la que se encuentran”.

AFAMMER cuenta con un servicio de asistencia y asesoramiento específico dirigido a mujeres del medio rural, a través del cual las mujeres del medio rural que sufran violencia o estén en riesgo de sufrirla, pueden contar con asesoramiento en materia legal, psicológica y de igualdad.

Este servicio se presta de manera telefónica a través del 926-23-27-98, de manera presencial en la sede nacional de AFAMMER ubicada en la Calle Montesa, 9, Bajo B de Ciudad Real, o a través de sesiones virtuales con las usuarias que requieran este servicio de la manera que mejor les convenga.

Carmen Quintanilla explica que este programa específico a erradicar la violencia en los entornos rurales, está acompañado de una campaña de información para prevenir la violencia de género en la población rural y de una serie de acciones informativas destinadas a proporcionar a las mujeres del medio rural y a sus familias la información y el conocimiento necesario que le permitan acudir a tiempo a los servicios adecuados.

Tags: 

Sección: