Agronews Castilla y León

 

  • Las abundantes lluvias de la primavera auguran una buena nascencia para este cultivo

 ACOR ha publicado su habitual lista de variedades de girasol recomendadas para la nueva campaña de siembra que ahora comienza, siete para linoleico (convencional) y otras siete para alto oleico, después de haber estudiado más de 40 semillas diferentes tanto en secano como en regadío.

Los ensayos se han efectuado en el centro y sur de Valladolid, en la Moraña y en la zona Duero-Tordesillas con el objetivo de tener condiciones ambientales y agronómicas diferentes. Aunque la tabla es una referencia importante para el socio de la Cooperativa, el Servicio Agronómico de ACOR advierte de que aspectos como el suelo, la climatología y las prácticas agrícolas serán siempre determinantes en el resultado final.

El agricultor debe tener en cuenta el contenido de grasa y los años de ensayo de la semilla, entre otros aspectos, aunque cualquier variedad que se encuentra en la lista, en condiciones normales, contribuirá a obtener un buen resultado. Las abundantes lluvias de esta primavera, que han sido generalizadas, prevén una buena campaña de girasol ya que las parcelas han acumulado agua suficiente para el desarrollo profundo de la raíz.

Las claves del cultivo

El manejo del cultivo es el mismo para un girasol linoleico y un alto oleico. No obstante, si el agricultor opta por un alto oleico debe tener en cuenta el posible cruce de polen durante la fecundación si hay parcelas de girasol convencional cercanas. Además, las bajas temperaturas después de la floración pueden disminuir el contenido de ácido oleico en la producción. En cambio, el alto oleico logrará un mejor precio en el mercado.

El Servicio Agronómico de ACOR recomienda una buena preparación del suelo, la mejor posible, para conseguir una adecuada germinación y favorecer el desarrollo profundo de la raíz, su principal característica y motivo por el que tolera mejor la sequía que otros cultivos. La época de siembra oscila entre la primera quincena de abril y finales de junio, estás últimas fechas para segundas cosechas, en regadío y con ciclos denominados extra-cortos.

Adelantar la siembra permite que las floraciones no coincidan con las mayores temperaturas del verano, cosechar antes de las lluvias de otoño y disponer de más tiempo para preparar la parcela para el cultivo siguiente. En cuento a la densidad de siembra se recomienda una densidad de 35-45.000 plantas/ha para un secano árido, 50-65.000 plantas/ha para un secano fresco y para un regadío entre 80-100.000 plantas/ha.

Sección: