José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

La Cooperativa ACOR cerrará sus puertas en los primeros días del mes de enero, el cierre está anunciado para el día dos aunque la clausura total se retrasará unos días hasta que se recoja la totalidad de las remolacha que queden en las hectáreas sembradas por sus socios.

Si inicialmente los aforos, así lo refleja, por ejemplo la Junta de Castilla y León en la información que cada semana realiza sobre el sector, hablando de más de 1,1 millones de toneladas de raíz contratadas, siempre hablando de remolacha tipo, la que se estandariza a 16 grados de riqueza sacárica, fuentes de la entidad cooperativa consultadas desde Agronews asegura que los calores de octubre, un mes clave en el ciclo vegetativo de la raíz tradicionalmente en el que gana siempre 10 - 15 toneladas por hectárea, han provocado que no sólo no se sume producción sino que las parcelas hayan visto mermada en esa cuantía la producción total obtenida.

La campaña 2017/2018 la primera que se recoge ya sin la "protección del sistema de cuotas" se ha visto afectada por un delicada climatología, pues, junto a los calores ya citadas, la falta de agua ha sido clave en el desarrollo del cultivo. Así, se han producido brotes muy fuertes de cercospora que incluso han provocado que en parcelas determinadas se hayan llegado a recoger cifras ya de otros tiempos, incluso de otros siglos con rendimientos rondando las 45 toneladas por hectárea, aunque la media se podría situar en las 88 toneladas en remolacha física y en 101 en tipo, lejos de estadísticas previas que se situaban más cerca de las 110 has que del centenar.

Hay quien incluso asegura que la remolacha ha sufrido situaciones que se asemejan más a lo que pasa habitualmente en Andalucía que a los que sucede, una campaña normal en Castilla y León, como por ejemplo datos altos de "riqueza" en la raíz pero que luego no se plasmaban en el azúcar obtenido en la fábrica.

 

Baja la producción pese al incremento de la superficie

El optimismo marcaba el primer momento clave de la campaña como es la siembra, pues no se puede olvidar que la superficie dedicada a este cultivo se elevaba más de un 15% en comparación al año anterior, superando incluso las 26.000 hectáreas, 3.741 más que en 2016, especialmente impulsados por la provincia de León donde, tras el bajón vivido la campaña previa cuando por las lluvias no se pudo sembrar, este año la superficie dedicada a este cultivo asciende un 36% hasta llegar a las 6.285 has, el dato más alto desde 2014. Aunque conviene destacar que Valladolid se mantiene como la principal productora de remolacha en Castilla y León con más de 8.002 hectáreas, fruto, sin lugar a dudas, del impulso que ofrece a este sector la molturadora que Acor mantiene en Olmedo así como el buen manejo y conocimiento que el agricultor vallisoletano tiene sobre este cultivo como consecuencia de que, no hace tanto, menos de 20 años atrás, llegase a tener hasta cuatro azucareras funcionando en la provincia.

En este sentido, en lo que a las superficies se refiere si que es interesante destacar que, de ese aumento, de esas casi 3.500 hectáreas que se han sembrado a mayores en 2017 que en 2016, el 80% tienen como destino final la cooperativa ACOR.

Sección: