Rebeca Adalia - Agronews CyL

 

  • Esta exclusiva aceituna a nivel mundial se cultiva en el municipio charro de Ahigal de los Aceiteros y está certificada por el Banco de Germoplasma Mundial de Olivo de Córdoba

 

  • Loli Sánchez, responsable comercial y productora de esta almazara ecológica nos cuentan las claves del éxito de este negocio

 

La localidad salmantina de Ahigal de los Aceiteros ha heredado una tradición relacionada con el olivo y el aceite. Por ello, la almazara Aceiteros del Águeda ha visto la oportunidad que le ofrece el entorno y ha apostado por la zona, una vez más, creando un producto único: un aceite elaborado a partir de la aceituna autóctona denominada Zorzal de Arribes.

 

Esta oliva es única en el mundo y está avalada por el certificado de la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la Universidad de Córdoba e incluida en el Banco de Germoplasma Mundial de Olivo de Córdoba desde el año 2009. Por ello, en los próximos meses esta almazara charra comercializará un novedoso tipo de aceite monovarietal con la variedad Zorzal de Arribes que podrá ser adquirido tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

 

Este lanzamiento supondrá para esta ambiciosa almazara un paso más hacia la diferenciación de sus productos. Además, de ubicarse en un enclave específico como es el Parque Natural Arribes del Duero, el zumo de esta aceituna se caracterizará por ser muy aromático e intenso en boca. "Próximamente envasaremos este nuevo aceite, ya tenemos el diseño de la etiqueta y la botella", explica Loli Sánchez, responsable comercial.

 

En este sentido, otra de las claves del éxito de esta almazara reside en el trato directo con el cliente. Loli Sánchez es quien se encarga de la fidelización de éste gracias a la gestión del producto desde el origen hasta la entrega final. "Nosotros trabajamos bajo pedimos, hacemos el seguimiento del productor de forma directa y mantenemos informado al cliente de todo el proceso", apunta su responsable.

 

Desde esta almazara están muy comprometidos con el medio ambiente ya que en sus cultivos no utilizan pesticidas y mantienen una capa de cultivo vegetal que sirve para generar abono orgánico. "Nosotros hemos sido capaces de certificar el producto y de elaborar el cultivo. Nuestro objetivo es recoger aceituna de calidad por eso la sostenibilidad del entorno es muy importante", explica Sánchez.

 

La almazara de Aceiteros del Águeda tiene su origen en un grupo de jóvenes emprendedores que hace diez años apostaron por la construcción de la primera almazara ecológica en la zona oeste de la provincia de Salamanca.

 

En la actualidad, Aceiteros del Águeda produce 250.000 kilos por campaña. Sus aspiraciones más inmediatas se fijan en darse a conocer más allá de las fronteras de la Comunidad y en generar un mayor número de plantaciones de la variedad Zorzal de Arribes. "Queremos ser un referente en Castilla y León y que los restaurantes de nuestra región incluyan nuestros aceites", afirma Loli.

 

Desde esta almazara también promueven un nuevo modelo de turismo a través de visitas guiadas que incluyen la cata de sus aceites. "Si el cliente viene hasta la almazara no sólo les organizamos una recorrido por nuestras instalaciones si no que nos encargamos también de que puedan disfrutar de la zona, la gastronomía, las bodegas y el entorno de Ahigal de los Aceiteros", explica Sánchez.

 

Retos en el mundo rural

"Fue muy difícil posicionarme como mujer en un mundo de hombres". Ésta es la cruda realidad que muchas mujeres siguen padeciendo cuando aspiran a abrirse un hueco en un sector dominado por el género masculino. Este reto, ya superado con creces, es el primero al que se expuso Loli Sánchez cuando se embarcó en el año 2010 en el proyecto de la almazara ecológica de Aceiteros del Águeda.

 

"Nadie apostaba por mí a excepción de la empresa y mi entorno cercano. Diez años después puedo demostrar que se puede conseguir", explica esta emprendedora.

 

Las ganas, el ahínco y la profesionalidad de Loli Sánchez es lo que le han permitido en estos años lograr el lugar que hoy ocupa. Además, es madre y compagina muy orgullosa la labor de exportar este producto único más allá de las fronteras nacionales.

 

Para acercar el producto la labor de esta salamantina es clave: "Participo en conferencias, me acerco al potencial cliente, apuesto por la zona y fomento el entorno rural", especifica Sánchez.

 

Consecuencias Coronavirus

Desde esta almanzara salamantina ya han notado las consecuencias de la pandemia del coronavirus o Covid-19. Se han visto obligados a parar algunos de los envíos que tenían pendientes como ha sido el caso de un pedido de gran envergadura que debía ir a Santa Cruz de Tenerife.

 

A pesar de este parón, desde Aceiteros del Águeda aseguran que la producción y venta de los últimos quince días ha sido "buena" y gracias a ella podrán pagar los gastos fijos que genera la almazara.

Sección: 

Provincias: