Agronews Castilla y León

Más de 500 ganaderos de la provincia de Lugo han secundado hoy, 22 de octubre, la manifestación convocada por Unions Agrarias - UPA para exigir precios justos para la carne gallega. Durante un recorrido que partió de la Delegación de la Xunta en la ciudad y finalizó frente a la Subdelegación de Gobierno, los manifestantes exigieron "precios y no desprecio" a un sector en el que se está incumpliendo sistemáticamente la Ley de la Cadena Alimentaria sin que actúe ninguna administración.

Los ganaderos gallesos de vacuno de carne se ahogan. El fuerte aumento de los costos en los últimos meses ha hecho que la crisis de precios, que se venía arrastrando durante años y se profundizara durante la pandemia, se volviera insostenible. Estos profesionales están vendiendo ahora la carne de sus animales entre un 20 y un 25% por debajo de lo que cuesta producir. Una situación que está poniendo contra las cuerdas a un sector fundamental: tanto desde el punto de vista socioeconómico y medioambiental como desde la gestión del territorio.

La ganadería gallega está formada por pequeñas explotaciones familiares extensivas que, además de producir carne de primera calidad bajo los más altos parámetros de bienestar animal, juegan un papel clave en la lucha contra la despoblación, el abandono del medio rural y los incendios forestales. “Estamos ante un sector que está siendo maltratado sin valorar ampliamente el papel de la agricultura familiar. Fincas que sustentan a más de 11.000 familias en Galicia y que venden por debajo de los costes de producción ”.

Unións Agrarias reclama ayudas para la renta, el anticipo de la PAC y un pago de los daños del lobo ágil y de acuerdo con el valor de mercado de la ganadería afectada y el lucro cesante ocasionado. Pero “más que subsidios, lo que quieren los agricultores es que paguen por lo que valen. No puede ser que la carne que sale de finca a tan solo 4,50 € / kilo llegue al consumidor a un precio un 300% superior, que está en manos de quienes no aportan nada a la cadena productiva ”. En este sentido, la organización reclama una distribución justa y equitativa de los beneficios generados por la producción de carne que garantice la viabilidad y futuro de la ganadería. E insta al Ministerio de Agricultura a actuar al respecto y abandonar la permisividad contra quienes infringen la ley de la cadena. Además, reclama la implicación de la Xunta de Galicia para la puesta en marcha cuanto antes de un observatorio público para la elaboración de un estudio de costes adaptado a la realidad de las explotaciones agrícolas gallegas; y que puede servir de referencia a la hora de velar por el cumplimiento de la legislación y desterrar la venta a pérdida del sector.

Sección: