Agronews Castilla y León

El pasado viernes 27 de junio se escenificaba uno de los momentos claves de la trashumancia ganadera en Castilla y León como es la subida de las vacas del puerto del Pico procedentes en su mayor paso de Extremadura y Castilla La Mancha.

Esta es una actividad milenaria que con el paso del tiempo y el avance de la ganadería intensiva ha ido perdiendo parte del gran peso que tuvo durante mucho tiempo, sin embargo todavía en la región castellanoleonesa y especialmente en las provincias tanto de León como de Ávila mantiene un peso más que interesante.

Así como se refleja en el cuadro que se adjunta 344 ganaderos todavía realizan este tipo de manejo con su ganado movilizando a casi 19.000 animales, 18.847 en concreto. Los abulenses, por razones geográficas que parecen obvias, son los que más mantienen esta actividad y son 305 los que todavía la emplean, arrastrando a 16.095 animales. Seguidos muy de lejos por los leoneses con 23 y 1.477 animales aprovechando su cercanía a las  montañas y lo pastos del norte.

Más allá del peso económico que pueda mantener este tipo de actividad no es menos cierto que se trata de una ancestral tradición cultural por la que parece evidente que hay que luchar y pelear por que se mantenga que puede generar, si no lo hace ya, un importante atractivo turístico para las comarcas en las que se desarrolla, sin olvidar las aportaciones medioambientales que supone de limpieza del monte con lo que esto supone a la hora de evitar esa lacra que suponen los incendios forestales o el mantenimiento de ese gran patrimonio histórico que son para el conjunto de la sociedad de las cañadas reales o la calzadas romanas como por la que las vacas subieron en otro día el puerto del Pico.

 

Sección: