La Unión de Campesinos de Castilla y León UCCL ha pedido al Consejo Regulador de la D.O. Ribera del Duero que sea especialmente vigilante y estricto en el cumplimiento de las normas de la denominación de origen ante la nueva campaña de recogida, que se presenta con una importante bajada en la producción. En concreto, la organización agraria calcula una caída del 60 por ciento a consecuencia de las heladas de primavera, la persistente sequía y el intenso calor que se ha vivido en las últimas semanas.

En una carta dirigida al Consejo Regulador, UCCL recuerda que el origen del prestigio de Ribera del Duero “está en las normas que viticultores y bodegueros se han dado y cuya observancia es garantía para el consumidor de la calidad aquilatada y de la excelencia del modo de producir y elaborar”, han recordado en una nota de prensa. De ahí la necesidad de vigilar el cumplimiento de dichas normas, para que se mantengan los medios personales del cuerpo de veedores, incrementándose las tareas de control e identificación de “prácticas indeseables”, si las hubiere.

La sequía y el calor han alterado los ciclos de maduración en La Ribera, que llevan unos diez días de adelanto, si bien la cosecha no se espera hasta mediados de septiembre. Y todo dependerá de cómo se comporte la meteorología, pues con un septiembre templado y lluvioso es posible que se adelantamiento se atempere. Además, los ciclos van irregulares, pues algunos ramos se helaron en abril (y rebrotaron), mientras que otros continuaron con su ciclo. Eso sí, parece claro que la producción experimentará una importante caída, insisten desde UCCL.

Patricia Carro . www.burgosconecta.es

Sección: 

Provincias: 

Suscríbete a nuestras novedades