José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

Es una de esas localidades que tienen ya como tradición ser de las primeras en iniciar las labores de arranque de patata en Castilla y León, hablamos de la vallisoletana Nueva Villa de las Torres donde Santiago Domínguez tiene la “base de operaciones” desde las que organiza, junto a Patatas Meléndez, la recogida de más de 200 hectáreas de patata.

“Este año hemos arrancado el 11 de julio… y ya estamos a buen ritmo hasta el 10 – 12 de septiembre con arranques diarios de 10/12 camiones lo que supone entre 250.000 y 300.000 kilos”, asegura  Domínguez, “lo hacemos todo manual para tratar de evitar al máximo los golpes que pueda sufrir… solemos hacer el arranque por la tarde entre las 20 y las 22 horas, para luego recoger los “big bag” por la mañana a partir de las seis de la mañana”.  “Tenemos una cuadrilla de 140 personas trabajando en la recogida, a lo que se suman otras 12 – 16 con la maquinaria”. “La verdad que cada vez tenemos más problemas para encontrar mano de obra, en nuestro pueblo el paro ya no existe por la actividad en el campo, ya sean los viñedos y ahora la patata”

“Trabajamos variedades tempranas como la colomba, la ambra o la orchesta y de media estación como la soprano y la monalisa”

 

Retrasada… pero no tanto y sobre todo escalonada

“La patata está retrasada pero menos de lo que pensamos en un principio y sí que observamos un mayor escalonamiento”, afirma Juan Manuel Coello, director de operaciones de Patatas Meléndez, que destaca el “miedo que había en el mercado pues se aseguraba que había poca patata para estos primeros días de arranque y lo que ha hecho mucha gente es llenar los almacenes con producto de otras regiones y ahora el de aquí no encuentra venta clara.”

“Ahora mismo, los únicos que estamos comprando patatas en Castilla y León somos nosotros” asegura Coello, “hemos empezado por lo contratado, pero es cierto que los precios en el mercado están siendo interesantes de 30 céntimos de euro para arriba, siempre dependiendo de la calidad del producto, pero es cierto que ahora mismo no hay casi patata arrancada, será en agosto cuando se produzca una mayor oferta de producto y ahí es donde hay que esperar a ver cómo responde el mercado” concluye

 

La climatología marca la campaña

Si la falta de agua marcó 2017 en el actual es la climatología la que la está definiendo. “Hemos llegado a tener, nos cuenta Santiago Domínguez, hasta cuatro fases de siembra: la primera entre el 20 y el 25 de febrero cuando se hizo la labor en el 5-10% de la sementera; una segunda entre el 20 y 25 de marzo tras el parón de las lluvias, se completó en un 20 – 15%; una tercera entre el 10 y el 20 de abril con otro 15% y el resto en la primera quincena de mayo”. “Una vez más el reclamado escalonamiento de la sementera nos lo ha realizado el tiempo”, concluye este joven agricultor vallisoletano que asegura que las que “mejor están son las de la fase segunda y tercera, las primeras recibieron más de 200 litros de lluvia y las últimas pues han tenido que sufrir fuertes cambios de climatología, tormentas… que las han afectado”

 

Preocupación por la sanidad y la calidad de la patata

Desde Patatas Meléndez, su director de operaciones, Juan Manuel Coello, muestra una fuerte preocupación por la sanidad del cultivo y la calidad del tubérculo. “Las tormentas están provocando manchas internas y el mildiu está empezando a aparecer con fuerza”, en una campaña que se espera larga y en la que es posible que se sigan viendo patatas sin sacar en noviembre.

 

Colaboración agricultor e industria

El trabajo conjunto que realizan Santiago Domínguez y Patatas Meléndez va más allá de una simple compra de patata. “Llevamos ya seis años trabajando juntos, afirma Santiago, y ambos estamos a gusto. A nosotros nunca nos han dejado una patata en la tierra y nosotros procuramos escuchar y aplicar todas las recomendaciones que nos dan, desde la elección de la tierra para las patatas o a las variedades, hasta las fechas de recogida”

“Es un trabajo conjunto en el que los dos nos beneficiamos. A nosotros, trabajar como Patatas Meléndez, nos da mucha estabilidad y seguridad”

Sección: