Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

Es, al menos, curioso que un líquido hecho a base de remolacha azucarera y, por tanto, pegajoso, sirva para eliminar los chicles que se han quedado pegados al suelo. Por increíble que parezca, es real, un fabricante inglés descubrió que el azúcar caliente no solo disolvía los chicles pegados, sino que también elimina la mancha que dejan sobre el pavimento. Un diseño procedente de Reino Unido que, en España y Portugal, comercializa Ibergraf siglo XXI, su gerente Rafael Osorio, que explica que se trata de mochilas, que son lo “más portátiles posibles”, que “funcionan con cartuchos de gas y llevan botellas de 2 litros de un caldo que procede de remolacha, con el que se consigue que la lanza -que tiene una caldera- caliente el producto antes de salir por el cepillo”.

Es, por tanto, una máquina que no utiliza la presión, ni el vapor, sino que “calienta el producto, que procede de la remolacha porque tiene mucho azúcar” y es ese azúcar caliente, el que “el fabricante descubrió que disolvía los chicles, elimina la mancha que dejan”. Un fabricante que probó diferentes tipos de detergentes y productos antes de descubrir que con este “caldo concentrado de remolacha y un detergente inocuo los chicles se disolvían”.

Una máquina cuyas virtudes, destaca Osorio, son “la potabilidad y la insonoridad, no hay que llevar vehículos grandes porque es una mochila que lleva dentro el gas y las botellas de este producto a base de remolacha”.

 

Entre 2.000 y 3.000 chicles al día

La rapidez y manejo de la persona que utilice este producto permitirá retirar del pavimento entre 2.000 y 3.000 chicles por jornada. El Ayuntamiento de León ha adquirido dos máquinas que han supuesto una inversión de 11.470,80 euros, que incluyen el gas, los cepillos y la solución limpiadora para un año, así como la formación necesaria para los trabajadores que las van a utilizar.

Concretamente, desde el punto de vista técnico, la marca es  Gumpak Ecoremoval Systems en formato mochila, con funcionamiento eléctrico y gas GLP y autonomía de 7,5 horas, no utiliza agua, no daña las superficies ni es peligrosa para los viandantes mientras está funcionando, es silenciosa y se puede usar, incluso, de noche, según destacó la concejala de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de León, Ana Franco, en su presentación. Franco incidió en que lo importante es que “los ciudadanos no vuelvan a tirar chicles al suelo para conseguir que la ciudad esté limpia porque, si no es así, no servirá de nada” adquirir máquinas para quitar los que hay pegados al suelo.

Este tipo de tecnología se utiliza ya en otras ciudades, pero según Franco “León es de las primeras que lo incorpora a la limpieza viaria, porque queremos que brille y esté limpia”. En este sentido, Rafael Osorio destaca que ya la han adquirido, sobre todo contratas privadas de limpieza, que trabajan en centros comerciales y hospitales, principalmente

 

Cáscara de nuez contra los grafitis

Ibergraf siglo XXI importan también, en este caso desde Italia, una máquina para limpiar edificios históricos con “máquinas de micro chorreado” que usa “abrasivos ecológicos como cascara de nuez o bicarbonato de sodio para limpiar mugre, hollín o grafitis”.

Sección: 

Provincias: 

Suscríbete a nuestras novedades