Agronews Castilla y León

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias ha reivindicado la necesidad de que la prescripción de productos fitosanitarios sea realizada por técnicos competentes, amparados por los colegios profesionales y un Seguro de Responsabilidad Civil, por las repercusiones que un mal uso de estas sustancias puede tener en la salud de las personas, la salud animal y el medio ambiente.

Las exhaustivas evaluaciones que actualmente se llevan a cabo para conseguir la aprobación de sustancias activas a nivel europeo y la autorización de productos fitosanitarios han hecho que disminuya la disponibilidad de estos productos para los agricultores. Es necesario un mayor control sobre su utilización, lo que puede conseguirse con la prescripción de productos fitosanitarios mediante receta, como sucede con los medicamentos de uso humano y veterinario.

Así se lo ha manifestado una delegación de este Colegio, encabezada por su decana María Cruz Díaz, a la eurodiputada Esther Herranz durante el encuentro que han mantenido este martes en el Parlamento Europeo. Durante el mismo, los ingenieros agrónomos han valorado positivamente la renovación del uso del glifosato por cinco años más, y que haya primado la opinión de los expertos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Europea de los Productos Químicos (ECHA).

El glifosato es el herbicida más utilizado en el mundo, usado en todo tipo de cultivos, caminos, acequias, recintos industriales, vías de tren, etc., necesario por ejemplo para la agricultura de conservación, y para el que prácticamente en la actualidad no hay alternativas disponibles. Algunos grupos políticos exigieron el pasado mes de octubre la prohibición total de los herbicidas a base de glifosato en 2022 y restricciones inmediatas sobre su uso no profesional. La Comisión Europea se vio obligada a reducir de quince a cinco años la renovación para lograr la mayoría necesaria en los Estados Miembros.

Durante el encuentro, programado con el fin de abordar diversos aspectos relacionados con la situación del sector primario, se puso también de manifiesto la necesidad de mejorar el control en las fronteras y dentro de la propia Unión Europea para evitar casos como el de la Xylella fastidiosa, ya que en la Comunidad no existen fronteras terrestres, solamente puestos de control aéreo o marítimo.

Respecto a la posición europea ante los Organismos Modificados Genéticamente (OMG), los representantes de ambas instituciones coinciden en la necesidad de su autorización. En este sentido, Esther Herranz, miembro de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural criticó la postura de algunos países ante el uso de la biotecnología, cuyas aplicaciones se han extendido ya a la medicina. “Hasta la insulina procede de plantas OMG y ya se está aplicando en la investigación del cáncer”, afirmó.

Sobre la futura Política Agraria Común (PAC), los ingenieros agrónomos reclaman una PAC más justa, en la que se tengan en cuenta las peculiaridades de cada territorio y en particular las condiciones mediterráneas. También se abordó la necesidad de seguir trabajando en aspectos relativos al bienestar animal en la cadena productiva. Asimismo, tanto la Eurodiputada como el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias consideran necesario informar mejor y de forma más clara sobre la procedencia de los productos, así como de incluir en la Educación Secundaria Obligatoria una asignatura sobre educación al consumidor.

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias se ha comprometido a colaborar con el Parlamento Europeo en las cuestiones de su ámbito de competencias.

Sección: 

Suscríbete a nuestras novedades