Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • La Asociación de Apicultores leoneses valoró una pérdida inicial del 50%, pero la realidad es aún peor debido a la sequía y las heladas

Falta de agua en primavera, calor y, después, heladas a finales de abril han llevado al sector apícola de León a un año desastroso, en un principio la Asociación de Apicultores Leoneses había hecho una estimación de pérdida de producción de un 50%, pero la realidad es aún peor de lo esperado. Según explica el secretario de esta asociación, José Antonio Panera, “la mayor parte de la colmenas se abrirá para alimentarlas, en lugar de para sacar miel”, por ello no duda en calificar de “nefasto el panorama” con una pérdida de producción “casi total”. Aunque “valorábamos que podía estar por debajo de 10 kilos por colmena (cuando lo habitual son 20), pero seguramente sea bastante menos y algunos ni siquiera las abran”, es decir, esperaban una producción de la mitad de un año normal, pero va a ser “bastante menos”.

Las causas de esta situación son las mismas que han llevado a un año catastrófico al campo de la provincia, por un lado la sequía que se arrastra desde el año pasado, con pocas lluvias en primavera y las heladas de finales de abril que “rompió todas las floraciones” y que provocó que “desde entonces todo fuera en picado”. En la época en la que las abejas tenían que haber criado no lo han podido hacer y eso ha provocado que ahora haya pocos animales. En León, la mayor parte de la miel proviene de los mielatos del roble -y las temperaturas bajo cero los dejaron sin bellotas- y de los brezos, que es la miel que más caracteriza a la provincia, pero este año la sequía ha provocado que no tengan casi siquiera ninguna flor.

 

Apicultura cada vez más profesionalizada

La apicultura en la provincia cuenta cada vez más con profesionales que manejan entre 500 y 600 colmenas, que son capaces de controlar las enfermedades que las afectan para evitar la mortandad por enfermedades como la varroa. Según Panera, “la forma natural de antes de poner la colmena en el campo ha dejado de existir, ahora se está pendiente de ellas, si no, en dos años mueren. En las explotaciones que se hacen buen trabajo y un buen manejo, no deben morirse salvo en casos excepcionales, como este invierno porque tendrán pocas reservas y caben la posibilidad de que se mueran de hambre si no se las alimenta”. En definitiva, “se trabaja de manera más profesional, criamos nuestras propias reinas y usamos técnicas que aseguran que el colmenar esta estabilizado, sobre todo en población”.

 

La miel leonesa se exporta a Alemania

La miel que producen los apicultores profesionales de León se destina sobre todo a la exportación, principalmente a Alemania,  donde “las mieles oscuras tienen mucha aceptación y están dispuestos a pagar la calidad”. Mientras, en España se tiende a consumir mieles importadas, fundamentalmente de China que “tienen unos procesos de eliminación de pólenes y otras sustancias que dan mejor presentación porque no cristalizan”, pero que tienen una menor calidad que la miel local. Los apicultores con menos colmenas, sí venden su producto en mercados locales y pequeñas tiendas, ya que el acceso a grandes superficies es “más complicado”.

 

Las propiedades de la miel

En la página web de la Asociación de Apicultores de León se describen las propiedades de este producto, por ejemplo para eliminar toxinas: la miel activa la eliminación de hasta un 35% del alcohol, porque activa el metabolismo del hígado.  También aumenta la energía natural, es buena para el corazón porque lo tonifica y ayuda a eliminar la retención de líquidos en los afectados cardiacos. La miel también favorece la digestión, alivia el ardor y los dolores de úlcera. Conocido es el efecto antibiótico de la miel, por ejemplo, el remedio de mezclarla con limón para aliviar los problemas de garganta o para curar heridas y quemaduras.

La miel también es buena para combatir las alergias, mezclada con un vaso de agua templada, una cucharada de polen y dos cucharadas de vinagre de manzana antes de la temporada de las alergias “te ayuda a vacunarte de forma natural”. La miel también favorece el descanso, la de tilo y de azahar son muy eficaces para curar el insomnio, estrés y ansiedad, y tiene un efecto laxante. Por otro lado es buena para hacer una marcarilla para la piel y para las zonas con asperezas, como pies y rodillas.

Sección: 

Provincias: 

Suscríbete a nuestras novedades