Diego Villacorta - Agronews CyL
  • La Alianza UPA-COAG se ha reunido con los afectados por el incendio de Pino del Oro en Zamora, que ha arrasado más de 3.000 hectáreas.

Los quince agricultores y ganaderos que se han reunido el viernes con la Alianza UPA-COAG lo tienen claro: Si no tienen ayudas excepcionales las pérdidas van a ser cuantiosas. Y no, su problema principal no es la sequía o la falta de agua para su regadío sino otro elemento, el fuego. Los productores de las localidades zamoranas de Videmala, Bermillo de Alba o Castro de Alcañices han sido unos de los peores parados por el incendio de Pino de Oro, el más importante producido hasta el momento en Castilla y León.

 

3.000 hectáreas afectadas que han sido cuantificados en las últimas horas. Si bien la maquinaria, ganado o forrajes almacenados no han sido dañados, sus zonas de trabajo -todos se dedican al extensivo- podrán repercutir de forma directa en sus producciones. El motivo, la Ley de Montes que obliga a que tras un incendio intencionado no se puedan aprovechar los terrenos quemados para la ganadería en, al menos cinco años: “Es probable que con las lluvias otoñales se regenere el terreno antes, pero no pueden estar cinco años sin pisar ese terreno ni realizar pastoreo, porque se les arruina” ha asegurado Lorenzo Rivera desde la organización agraria en declaraciones a Agronews.

 

Línea de ayudas

Además desde la Alianza consideran que la Diputación Provincial debe realizar una concreta e individualizada valoración de daños en edificios, enseres, maquinaria, ganados, forrajes o paja y alimento almacenado, y en base al mismo dotar y convocar una línea de ayudas, con presupuesto suficiente, que compense las necesarias adquisiciones de elementos de inmovilizado, de gastos en reparaciones y, sobre todo, de gastos en alimentación extras que los ganaderos deben afrontar.

 

 

Por ello la próxima semana UPA-COAG se reunirá con la delegación del gobierno en Zamora a través de una petición que será enviada el mismo lunes. En ella solicitarán un encuentro en el que se aborde el cambio de esta normativa de manera excepcional tal y como ocurrió hace tres años con otro incendio similar en la provincia: “De esta manera se lo estamos poniendo fácil a los pirómanos, porque aquellos que quieran hacer daño a los ganaderos, saben que luego van a poder perjudicarles durante cinco años” ha aseverado. La respuesta se sabrá en casi una semana.

 

Sección: 

Provincias: 

Suscríbete a nuestras novedades