Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • La Azucarera de La Bañeza abrirá el 25 de octubre. La remolacha que ha completado el riego presenta una buena cosecha

Hace justo 47 años, se registró en la provincia de León la temperatura más alta para un mes de octubre, según los datos que recoge la Agencia Estatal de Meteorología en el aeropuerto de La Virgen del Camino, el 2 de octubre de 1970 el mercurio subió hasta los 28,4 grados. Calor veraniego en pleno otoño que se superará este año, según Jesús Gordaliza, jefe de predicción de la Agencia Estatal de Meteorología de Castilla y León, “es probable que en los próximos cuatro días se supere esa cifra”. Un calor que agrava aún más la falta de lluvias porque aumenta la evaporación de agua.

León ha cerrado el año hidrológico con 345 litros de agua recogidos por metro cuadrado, cuando lo habitual, según Gordaliza, son 515, es decir, ha llovido un 34% menos de lo normal. Una situación que no se daba desde la década de los 80 y los 90 cuando “hubo varios años parecidos a éste, pero entonces el consumo de agua era mucho menor que ahora”. Gordaliza no oculta su preocupación ante la posibilidad de más de un año hidrológico con escasa precipitación, que podría conllevar problemas en el abastecimiento. Y de momento, los datos no animan a la esperanza, el Año hidrológico ha sido malo, pero las previsiones no son alentadoras, esta semana hará calor y además no se espera que caiga ni una gota de agua en 10 días, para la segunda quincena del mes  “no se espera demasiada lluvia, noviembre será un mes normal y diciembre sí apunta a lluvias por encima de lo normal”. En cualquier caso, recuerda Gordaliza, “para paliar el déficit actual, hace falta un otoño y un invierno muy lluviosos, el doble de lo normal”.

 

Altos rendimientos en remolacha

El 30 de septiembre se cerró el Año hidrológico y también la campaña de riego, pero no todos pudieron aprovechar el agua hasta el último día, solo regadíos dependientes de los embalses de Porma y  Riaño han podido finalizar la campaña. Es en las comunidades de regantes de la Margen Izquierda del Porma, el Páramo Bajo y Los Payuelos donde la remolacha ha recibido el agua necesaria y está casi lista para la cosecha, en total 3.300 hectáreas -de las 6.330 totales que se sembraron este año, 1.800 más que el anterior- “que se podrán ir arrancando desde el 16 o 17 de septiembre” para entregar a la industria, principalmente  Azucarera en La Bañeza, que abrirá el 25 de octubre, según el secretario general de UGAL-UPA Matías Llorente. La remolacha, donde ha completado el riego, presenta muy buenos datos con rendimientos muy altos por hectárea”. Ante la previsión de ausencia de precipitaciones, estas comunidades de regantes han “llenado las balsas de agua y, si para mediados de mes no llueve, se podrán dar dos o tres horas de riego para, después, arrancar”.

Con esas 3.300 hectáreas se iniciaría la primera parte de la campaña de molturación que, un año más, los agricultores pedirán que se divida en dos partes, como ya ocurrió el pasado año, para recoger en la segunda campaña “las 2.900 hectáreas que llevan sin regar desde agosto y que no tiene rendimiento alguno”.

Llorente asegura que hay receptividad por parte de Azucarera para dividir la campaña en dos fases dada la situación que presenta el campo actualmente, “salvo que llueva mucho en los próximos días y el cultivo se regenere”

 

Azucarera espera 1,8 millones de toneladas en la Zona Norte

La cooperativa Acor, en Olmedo (Valladolid), abrió sus puertas el día 2 de octubre y un día más tarde lo hará la industria Azucarera en Toro (Zamora), según acordaron en la mesa de fábrica la empresa y las organizaciones agrarias, después abrirán Miranda de Ebro (Burgos) y La Bañeza (León).

Azucarera ha realizado una estimación de aforo de 1.807.529 toneladas de remolacha, aproximadamente 200.000 toneladas por encima del año anterior y que “se podría incrementar si el otoño y el invierno son favorables”.  Según informa Azucarera, “la remolacha ha evolucionado bien en las zonas que no se han visto afectadas por la sequía, debido a que la siembra se realizó en el momento óptimo y con buenas condiciones. Sin embargo, algunas comarcas se han visto afectadas por las restricciones de agua que han influido en el desarrollo de la planta”.

En relación a los rendimientos, añade, “la meteorología del inicio del otoño y principio del invierno puede influir en la producción final. No obstante, la raíz muestra un desarrollo adecuado en esta fecha y la expectativa es positiva”.

Sección: 

Provincias: 

Suscríbete a nuestras novedades