Agronews Castilla y León

Sobrevolar viñedos en globo o recorrerlos a caballo, recoger uva y elaborar con ella el propio mosto, realizar catas de vino y queso, disfrutar del atardecer entre las viñas, asistir a conciertos, exposiciones y ciclos culturales en distintas bodegas e, incluso, practicar actividades deportivas entre los majuelos. La Ruta del Vino Ribera del Duero abre un sinfín de posibilidades para conocer y adentrarse en la cultura del vino desde su mismo corazón y en uno de sus periodos más hermosos, las vendimias.

Desde mediados de septiembre y durante todo el mes de octubre, los visitantes se van a sumergir en la cultura del vino desde el origen:   “queremos que vean, huelan, palpen y sientan cada paso necesario para que las uvas den lugar al vino que nos acompaña en tantos momentos”, señala Sara García, gerente de la Ruta.  Por ello se cuida tanto la oferta de experiencias diferentes que se conviertan en vivencias únicas para los viajeros que se acercan hasta la comarca.

El enoturismo tiene la ventaja de aglutinar muchas experiencias alrededor del vino. No deja de ser un turismo rural especializado y, por ello, se pueden encontrar planes para todos los públicos y momentos. Esto implica que, probablemente, distintas personas destaquen cosas muy diferentes de lo vivido en la Ruta del Vino, porque las motivaciones para estar en la Ribera del Duero son casi infinitas”, añade Sara García.

Junto a las prácticas enológicas, la Ruta del Vino Ribera del Duero ofrece infinidad de motivaciones para complementar un viaje turístico; desde su riqueza natural y patrimonial, a su variada gastronomía, la posibilidad de relajarse en balnearios o spas, tapear, ir de vinos o comprar productos típicos con los que volver a casa.

 

El destino del 44% de viajeros

Ofertas como la enoturística durante la vendimia han situado al turismo del vino a la cabeza de las propuestas de ocio de viaje, situado sólo por detrás del tradicional ‘sol y playa’ o el turismo de bienestar, según recogen numerosos estudios y observatorios estadísticos.

Los últimos datos publicados por ACEVIN, único organismo nacional que cuenta con su propio Observatorio Turístico, reflejan que el viajero quiere vivir el enoturismo, ser parte activa de todo el proceso y ‘cosechar’ experiencias que perduren.

La propuesta de la Ruta del Vino Ribera del Duero se ajusta a estos requerimientos. El 34% de los consultados afirma haber visitado Ribera del Duero y casi un 44% ha elegido este itinerario como próximo destino.

Durante 2016, fueron más de 350.000 las personas que visitaron alguna de las 56 bodegas o cuatro museos dedicados al vino que están adheridos a esta propuesta enoturística y, por séptimo año consecutivo, la de Ribera del Duero es la tercera Ruta del Vino más visitada de España, por detrás solo de Penedés y Jerez, y es la primera opción si de propuestas de interior se trata.

Tags: 

Sección: 

Provincias: 

Suscríbete a nuestras novedades