Agronews Castilla y León

El consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo, ha anunciado que la Consejería de Empleo va a iniciar de forma inmediata los trabajos con las organizaciones profesionales agrarias (OPAS) para elaborar un Plan de Prevención de Riesgos Laborales específico para el sector agrario.

Fernández Carriedo ha anunciado en Palencia el desarrollo de este plan, durante la inauguración del II Encuentro de Prevención de Riesgos Laborales en el Sector Agrario de Castilla y León que, bajo el lema ‘Sector agrario, buscando soluciones’, tiene como objetivo prevenir accidentes y situaciones peligrosas para el trabajador agrícola. La jornada permitirá, además, establecer el conjunto de actuaciones para mejorar la seguridad y la salud, evitar accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales de los trabajadores de este importante sector económico de Castilla y León.

En la primera mesa de debate de esta jornada, el presidente de Asaja, Donaciano Dujo, el representante de UPA-COAG Castilla y León, Prisciliano Losada, y el representante de Unión de Campesinos, Valentín García Fraile, trasladarán la visión que desde las OPAS se tiene de los riesgos laborales del sector agrario y de las posibles mejoras para prevenirlos.

En la segunda mesa se realizará un análisis concreto de los riesgos en el sector agrario derivados de las caídas de pacas de forraje, los riesgos potenciales en la manipulación de la maquinaria agrícola y el uso de tractores, principalmente en terrenos peligrosos, con remolques de gran capacidad, así como las medidas preventivas a adoptar. Igualmente, se expondrá un análisis sobre la vigilancia de la salud en el sector agrario para seguir con un segundo bloque dedicado a la ergonomía en el sector primario.

 

Riesgos laborales en el sector

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que unos 170.000 trabajadores agrícolas mueren cada año en el mundo víctimas de los riesgos laborales. Por otra parte, considera que entre los 1.300 millones de personas que trabajan en la agricultura, se calcula que varios millones sufren lesiones o envenenamientos causados por los pesticidas y los productos químicos utilizados.

El sector agrario tiene además una serie de particularidades que no facilitan la seguridad y salud laboral. Entre ellas hay que tener en cuenta la elevada diseminación de las explotaciones agrarias, que incluso pueden ser gestionadas a tiempo parcial; la cantidad y variedad de actividades realizadas por un mismo trabajador; la utilización de maquinaria obsoleta no adaptada a la normativa de seguridad o, en el extremo opuesto, el uso de máquinas modernas y nuevos procesos de trabajo que generan estrés y fatiga, así como la manipulación y aplicación de productos químicos de forma poco controlada.

Se trata de un sector de actividad con presencia de mano de obra de naturaleza muy diversa, trabajadores de todo rango de edades y nacionalidades, que en muchos casos cuentan con una formación muy básica o inexistente, contratados de manera temporal. Este contexto no facilita una cultura preventiva en estos trabajadores.

Suscríbete a nuestras novedades