Agronews Castilla y León

La investigación multiplica el rendimiento de la semilla certificada del cereal un año tras otro.

El rendimiento medio de las diez variedades de trigo más sembradas en España se ha incrementado en las últimas catorce campañas a razón de 30 kilos por hectárea y año: 300 kilos de producción más por hectárea cada 10 años. Estos datos objetivos y científicos, contrastados por la red Genvce, son los que acreditan el trabajo de las casas de semillas en favor de la producción y la rentabilidad.
 
La creación y desarrollo de nuevas variedades incrementa el rendimiento, les proporciona mayor resistencia a enfermedades, mejor adaptación y mejor mecanización y transporte.
 
El coste medio de desarrollo de una variedad en la UE es de 1 a 1,5 millones de euros, para el que se precisan diez años de desarrollo.
 
Para elegir la variedad adecuada
 
Gracias la concienzuda investigación, el sistema de certificación puede garantizar después parámetros como  origen, trazabilidad, homogeneidad, pureza específica -contenido máximo de semillas de malas hierbas, de otras plantas cultivadas, de semillas nocivas, de materias inertes (mínimo del 98% para R-2), ausencia de otras semillas no deseadas en la siembra-, pureza varietal (mínimo del 99% para R-2), g e r m i n a c i ón (mínimo 85% para R1 y R2) y H u m e d a d (valores medios entre el 9-10%).
 
El agricultor puede optar cada campaña entre más variedades, más productivas y que se adaptan mejor a su terreno. El Convenio Marco sobre reempleo de grano refuerza la investigación local que da lugar a variedades mejor adaptadas a cada zona.
 
Las grandes inversiones de las empresas obtentoras de variedades repercuten siempre en mejorar los rendimientos del agricultor. La red Genvce, que se financia en parte con los fondos de este convenio y realiza en diferentes puntos de España ensayos con las nuevas variedades, difunde los resultados obtenidos para ayudar al productor en la elección de la mejor variedad en cada caso.

Sección: 

Suscríbete a nuestras novedades