Diego Villacorta - Agronews CyL
  • El ganadero explica a Agronews la situación de "indefensión" en la que asegura encontrarse y las soluciones que podrían revertir estos ataques. En su caso, el segundo en dos semanas.

Llevaba quince días tranquilo. Dos semanas en las que ha permanecido alerta, calma chicha que le tranquilizaba cuando acudía a su explotación ganadera -situada en la zamorana localidad de Tudera de Sayago -y veía que no había nuevas bajas en sus cabezas de ganado. Hasta hoy. Esta misma mañana , a eso de las 8, una bandada de cuervos atacaban a una cordera recién nacida hasta provocar su muerte.

 

Ya entrado el mediodía,  José Luis Pascual llegó a su explotación desde Villalpando y vio el cuerpo del animal, ya sin vida. Era la segunda vez en dos semanas que le ocurría. En esta ocasión no avisó a los servicios medioambientales y sí transmitió la información a la Alianza UPA-COAG quien ha hecho público un comunicado en el que expresan su temor por estos sucesos. En él, han pedido a la Delegación del Gobierno en Zamora y a los agentes de Medio Ambiente que tienen constancia de estos casos que “controlen la población” de estas aves para acabar con esta incesante problemática.

 

Pascual ha explicado en declaraciones exclusivas a Agronews que se siente “atado de pies y manos”. El anterior ataque acabó con la vida de seis terneros de una sola sentada. Entonces, según relata, los agentes medioambientales le dijeron que “no se podía hacer nada”. Es más asegura que “si quisieran hacer algo lo habrían hecho”. En esta explotación de ovino, de unas 600 cabezas, José Luis pasa cada día, por eso más allá del perjuicio económico de esta pérdida -durante estos días ha vendido la pieza a 43 euros-, supone un golpe a la impotencia de aquello que no se puede controlar, de ese temor que está en el aire. Y, sobre todo, el temor de saber si mañana se podrá repetir el suceso.

 

Las soluciones

Si bien asegura que esta aparición de cuervos es temporal y las bandadas no son “excesivas” éstas, en resumidas cuentas, terminan acudiendo al animal vivo y recién nacido para poder alimentarse: “Tenemos unas ordenanzas que nos hacen entregar a los cadáveres y, lógicamente, los animales no se van a morir de hambre” razona¿La solución? Más allá de la creación de muladares en los que se puedan dejar cadáveres para sustento de animales carroñeros como éste, cree que la medida más efectiva pasaría por un control más férreo de la población: “No somos gente que queramos acabar con especies sino controlar de forma natural la superpoblación y suministrarles alimento, porque luego somos nosotros quienes pagamos”  lamenta.

 

"No queremos subvenciones sino vivir de nuestro trabajo"

Ya ha sucedido en Torregamones, Peñausende y Alfaraz, localidades donde sus ganaderos ven problemas no solo de cuervos, sino también de buitres que atacan a su ganado. Sin embargo según explica este productor, muchos en ocasiones ni siquiera lo denuncian porque creen que “no se les da solución”. José Luis dice que no quiere subvenciones, sino vivir de su trabajo, como siempre,  a pie de tierra: “el dinero de la PAC a veces sería mejor que no lo diesen porque acaba en manos de gente ajena al campo” explica.

 

Han pasado quince días desde los últimos ataques, pero no todo ha acabado. En dos semanas  comenzará la época en la que estas aves necesiten llevar algo de comer a los polluelos que hayan tenido y, quizá,  puedan repetirse los ataques. Puede que  ya no suceda en su explotación, pero igual sí en otra cercana: “A partir de mayo seguro que habrá otra aparición y vendrán grandes cantidades, no podemos estar en esta situación constante de inseguridad” reclama. Empieza otra cuenta atrás.

 

Sección: 

Provincias: 

Suscríbete a nuestras novedades