Agronews Castilla y León

ISMUR organizó el pasado 26 de noviembre, en la localidad de Coca una actividad denominada Café-diálogo, en la que participaron 16 mujeres, con la temática “Mujer, Medio Rural e Igualdad”. 

La actividad estuvo dinamizada por la Agente de Igualdad, Ana Mª del Real Cañas que planteó una mecánica, para establecer un verdadero diálogo del que resultasen conclusiones acertadas, basada en dividir el grupo en tres subgrupos, estableciendo en cada uno de ellos una coordinadora de grupo que se encargase de gestionar su grupo. Una vez establecidos los grupos, la dinamizadora puso a las participantes en situación, destacando la desigualdad histórica a la que la mujer viene enfrentándose sólo por el hecho de ser mujer y destacando los grandes cambios realizados en nuestra sociedad en materia de igualdad. También se comentaron las principales características que presenta el medio rural de nuestra provincia, en cuanto a población, oficios, forma de vida, etc., y para finalizar se vinculó la violencia de género como una manifestación de desigualdad.

Para adentrarse en estas cuestiones, Ana del Real fue lanzando preguntas, con un tiempo limitado de respuesta de 20 minutos, sobre las que las cuales las participantes fueron dialogando, llegando a diferentes visiones y conclusiones, entre las que Ismur ha destacado las siguientes:

“¿La igualdad alcanzada por las mujeres de nuestro entorno nos resulta suficiente, es la que necesitamos?” Surgiendo, casi en el cien por cien de los casos, respuestas como que se han alcanzado cuotas de igualdad muy importantes pero que todavía quedan parcelas en las que se manifiesta la desigualdad de forma más clara, como en el empleo y las tareas domésticas y cuidados a niños o mayores; la mujer lleva años incorporada al mundo laboral pero sigue vinculada al total de las tareas domésticas. Destacan la juventud como la más favorecida por los cambios de mentalidad, aunque preocupa una parte de ella, que ha asumido como forma de igualdad estereotipos masculinos con tinte machista. Algunos de estos aspectos tienen un reflejo muy claro en el lenguaje.

¿Cómo incide el medio rural  en el que vivimos en la igualdad de oportunidades de  las mujeres? Todas ellas se sienten satisfechas con el medio rural en el que viven, saben que les permite una vida más sana y les proporciona oportunidades de relación más cercanas.   Esto se ve alterado cuando no hay trabajo suficiente para la población.  También se detecta falta de información, formación y servicios, sobre todo en las poblaciones más pequeñas (guarderías, atención a personas mayores, recortes en sanidad, etc).  Consideran que hay menos trabajo para mujeres que para hombres y el que hay para mujeres es poco cualificado, por lo que aquellas mujeres con estudios acaban saliendo hacia entornos más urbanos. Otro aspecto condicionante es el control social (el qué dirán) y el no reconocer o percibir la desigualdad.

¿Qué motivos conducen a algunos hombres a maltratar a las mujeres? En este aspecto, algunas de ellas cree que los motivos son complejos, que están muy arraigados y tienen una naturaleza social. Pero la mayoría se decantó por que esta lacra se debe a las conquistas de las mujeres en materia legislativa (divorcios, tutela de los menores, denuncias por violencia) que colocan al hombre en una situación de animadversión hacia las mujeres, alimentándose del odio hacia las mismas. También un sector de las participantes señalaron que existen muchos casos en los que este tipo de hombres que maltratan a las mujeres son personas enfermas, que ejercen este comportamiento debido a su escasa cultura o la educación recibida.

 

Sección: 

Provincias: 

Suscríbete a nuestras novedades