José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

La patata es, sin lugar a dudas, uno de los cultivos estrellas de los regadíos de Castilla y León. Ahora, cuando están ya finalizando las siembras es un buen momento para palpar como se prevé una campaña que llega tras los buenos precios vividos en la anterior.

Jesús Carrión, responsable de este sector en la Unión Regional de Cooperativas de Castilla y León, ha señalado a AGRONEWS “que los agricultores están animados, y con toda probabilidad se van a superar las 20.000 hectáreas y si el ciclo se da bien, contamos con agua y tanto las heladas tardías como el calor respetan, es probable que se puedan recoger más de 1 millón de toneladas en esta región”. Esa misma cifra, en lo que a hectáreas se refiere, es la que maneja Juan Manuel Coello, director de operaciones de Patatas Meléndez, empresa referente en lo que a producción “lavada” se refiere

Uno de los grandes problemas que tradicionalmente se viven en este sector, que presenta siempre un grave problema de organización que se espera que mejore con la Interprofesional que, en breve, puede contribuir a la planificación de las siembras, es el solapamiento de campañas y, “este año, asegura Carrión, las patatas tardías se han sembrado muy tarde con lo que se puede producir una coincidencia de campañas con Andalucía, lo que puede provocar un aluvión de oferta que veremos cómo afecta a los precios”.

Coello señala como “las lluvias han retrasado las siembras de Murcia, del Campo de Cartagena, lo que puede provocar que se esté sacando patatas allí a finales de mayo e incluso en junio, con lo que se puede dar el caso de que se acabe antes en Andalucía que allí, ya que está marcha muy adelantada, la sementera se ha hecho en esa región en unas condiciones óptimas y, además, este año han tenido el apoyo de la lluvia que ha ahorrado riegos y que ha hecho que el cultivo tenga una buena presencia”

Para el Director de Operaciones de Patatas Meléndez, “un momento clave de la campaña será cuando se pase de la patata de conservación o la que se trae de fuera a la nacional, y ahí, si la oferta que hacen los agricultores es interesante, quizás se pueda adelantar unas semanas ese proceso, pues nadie debe olvidar que para satisfacer la demanda estamos comprando producto fuera caro, por ejemplo en Francia a 32-35 céntimos, y si aquí la tenemos a precios competitivos es evidente que distribución e industria preferimos el producto nacional”

La patata temprana de Castilla y León es la que realmente me preocupa, afirma Coello, pues se trata de variedades que hay que sacarlas muy rápido de la tierra pero que también se tienen que comercializar muy rápidamente… y en julio podemos tener mucho producto de ese tipo con variedades como la columba, orchesta o la ambra… que se han sembrado bastante… pero siempre tenemos que ver como viene mayo… un mes clave para el cultivo”

El problema es que seguimos sin organizar las siembras, sin escalonarlas, se nos olvida que en agosto baja el consumo y que éste se hace en la distribución que es la que absorbe buena parte de la producción” concluía Jesús Carrión, responsable del sector de la patata en URCACYL, quien aseguraba que los contratos se están haciendo a 13-15 céntimos, “con ese reparto del 50% en caso de subidas y bajadas por encima de ese valor”.  Coello, en relación a precios, asegura que “nosotros estamos haciendo los contratos entre los 15 y los 18 céntimos, dependiendo de calidades, variedades, el momento de arranque que se prevé…”

A esto se suma, afirma el responsable sectorial de las cooperativas de Castilla y León, los problemas que pueden ocasionar la presencia de enfermedades como el “epitrix” en Andalucía que frenaría la exportación “y esa patata que no se vende fuera, la tendría que absorber el mercado nacional, con lo que crece la oferta… sin que aumente la demanda”; y la polilla guatemalteca en Galicia y Asturias, “frente a la que tenemos que estar muy atentos, ante la relación comercial que Castilla y León mantiene tradicionalmente con esas regiones”

 

Sección: 

Suscríbete a nuestras novedades