Agronews Castilla y León

El sector ovino extremeño está apostando, afirman desde Cooperativas, por el incremento del volumen de las explotaciones, lo que supone una mayor profesionalización de nuestros ganaderos y una estabilización del censo de ganado ovino frente a la bajada continua que se está registrando en Europa y a la reducción estabilizada que se está produciendo en España. Aun así, la situación de este sector es agridulce y complicada. La parte negativa la pone la atomización del mismo, la escasa incorporación de jóvenes, la intrusión de producto en la comercialización, los bajos precios y el descenso continuo del consumo de cordero.

Aunque tradicionalmente en enero siempre se produce una bajada de precios, este año, aseguran desde Cooperativas de Extremadura, ha sido y está siendo más acusada que otros, porque se viene de una campaña de comercialización en Navidad atípica. El cordero nacional no ha tenido un precio bueno y no se ha vendido todo lo que debería haberse vendido. Esto es debido a la alta competencia de cordero importado, con precios muy bajos y un etiquetado irregular, ya que un consumidor puede encontrarse cordero con distinto origen en un mismo expositor de una gran superficie. Todo ello ha dificultado la venta del cordero nacional, a pesar el importante esfuerzo de Interovic, la interprofesional del sector ovino, con una positiva campaña para que el consumidor pueda identificar el cordero español.

Pero también es debido a otra causa. Y es  la atomización del sector. La concentración de  cooperativas es muy importante, pero no suficiente, por lo que hay que apostar por ello. Desde Cooperativas Agroalimentarias de Extremadura siguen apostando por ello, unirse para ganar dimensión y ser competitivos en un mercado que influye mucho. Y es que las cooperativas son un pilar del desarrollo de la ganadería, ya que son la opción de futuro para el ganadero, ya que encontrará en la cooperativa un constante apoyo para solucionar sus problemas y una solución para posicionarse en el mercado.

El futuro del sector ovino en Extremadura pasa, afirman desde esta entidad, por un lado, por potenciar esa concentración de la producción en cooperativas, para poder tener más fuerza, hacer una estrategia sectorial única, tener visión empresarial y comercializar con buenos resultados. Y por otro lado, por continuar apostando por las exportaciones de corderos vivos y, de hecho, creo que habría que trabajar para abrir esas exportaciones a otros países. Tenemos la viabilidad del sector muy condicionada a que sigamos sacando corderos vivos y, antes o después, tenemos que apostar por asumir el riesgo de hacerlos nosotros. Para lo bueno y para lo malo.

Es muy fácil decirlo pero es muy difícil hacerlo, porque el riesgo es altísimo, ya que el mercado árabe, que es el que demanda estos corderos vivos, quiere animales grandes, de 40 ó 50 kilos, que no tienen cabida en ningún otro mercado, por lo no podrían venderse en ningún sitio si falla el mercado árabe. Cebar corderos, con el coste que ello supone, sin garantías de venta a este mercado es muy complicado y es un negocio con altos riesgos, concluyen desde Cooperativas Agroalimentarias de Extremadura

Sección: