Agronews Castilla y León

Aunque a nivel europeo, según refleja Cooperativas Agroalimentarias de España en un comunicado de prensa, sólo representan el 3,6% del valor total de la producción animal, con un número de 98 millones de cabezas, la ganadería ovina y caprina se extiende sobre amplias regiones, muchas de ellas con importantes desventajas naturales. Un ejemplo notorio es el Reino Unido, en donde los rebaños ocupan el 31% de la superficie agrícola, o países como España, Rumanía e Italia, en donde abarcan el 20% de las tierras. El número de explotaciones se eleva a 850.000 en ovino y a 450.000 en caprino. El censo de ovino se encuentra liderado por Reino Unido, con el 39,5% del total, seguido de España (27,4%), Grecia (15,9%), Rumanía (15,6%), Francia (12,2%), Italia (12,2%) e Irlanda (11%). En caprino, Grecia se sitúa en el primer puesto con el 35 %, seguido de España (21%).

El principal problema, afirman desde la entidad asociativa, al que tienen que hacer frente estos sectores es la caída del consumo de carne de ovino y caprino dentro de la Unión Europea, un 40% en los últimos 15 años pues se ha pasado de 3,6 kilogramos per cápita a unos 2 kilogramos en la actualidad.

Sin embargo, esta ganadería aporta una plusvalía medioambiental incontestable pues ayuda a mantener la biodiversidad y el paisaje de muchas zonas con desventajas naturales o poco fértiles, contribuyendo a la luchar contra la erosión o los incendios. El pastoreo juega un verdadero papel de guardián del medio rural, lo que unido a la vulnerabilidad de las producciones justifica el hecho de que 22 de los 28 Estados miembros hayan decidido otorgar ayudas acopladas a la producción de ovino y caprino por un valor medio anual de 486 millones de euros (una media de 12 euros por cabeza), con el fin de frenar el fuerte éxodo que registran esos sectores desde hace años. El acoplamiento de las ayudas debería mantenerse, afirman desde Cooperativas Agraolimentarias, y de ser posible, reforzarse, en la próxima reforma de la Política Agrícola Común, según las recomendaciones del Foro Europeo secundadas por el Parlamento Europeo.

Sección: