Agronews Castilla y León

El secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas,  resalto ayer, 27 de noviembre, la trascendencia del Plan de Actuación Forestal, una iniciativa que se enmarca en la Estrategia Forestal que desarrolla el Ministerio,  cuyo objetivo es  incentivar la gestión forestal a nivel nacional,  consolidar una actividad económica básica en el medio rural, así como potenciar el efecto sumidero de nuestros montes, como herramienta esencial para la prevención de incendios y para lograr una mejor adaptación de estos ecosistemas a los nuevos escenarios climáticos.

Un Plan, subrayó el secretario general, que refleja el compromiso del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) con el sector forestal español y con el papel que éste representa en el desarrollo del mundo rural.

Cabanas, que se reunió con la plataforma “Juntos por los Bosques” para avanzar el texto del Plan y trabajar conjuntamente en su contenido, ha informado sobre el contenido básico de esta iniciativa, que contempla distintas medidas relacionadas con la promoción de sector, la mejora de la competitividad de las empresas forestales, la defensa de los montes frente a incendios y plagas, el impulso de la información forestal y evaluación de la capacidad mitigadora de los bosques, el impulso de la cultura forestal, la relevancia de los montes en la lucha contra el cambio climático y la mejora en la regulación de los aprovechamientos forestales no madereros.          

MEDIDAS DEL PLAN DE ACTUACION FORESTAL

En su exposición, el secretario general ha desglosado las principales medidas del Plan y sus objetivos,  comenzando por el desarrollo de un Programa de promoción del sector forestal para mejorar la percepción de la sociedad sobre los productor procedentes de la gestión forestal sostenible, que son claves para la transición a la bioeconomía y la economía circular. Una medida que incluye el desarrollo de un plan de comunicación del uso de productos forestales.

También se plantea la potenciación de las estructuras organizativas del sector forestal,   impulsando una mayor integración y cooperación entre los operadores y   promoviendo figuras como las Juntas Gestoras de Montes de Socios y las Sociedades Forestales, adoptando medias de asesoramiento y formación forestal.

En apoyo del sector forestal, Cabanas ha explicado que se contempla igualmente la mejora de la competitividad de las empresas forestales y la armonización del mercado interior, planteándose la necesidad de evaluar el impacto que está teniendo la aplicación en Europa  de los reglamentos  relativos al comercio de la madera, como el Reglamento FLEGT (Aplicación de las leyes forestales, gobernanza y comercio) y EUTR (Reglamento de la madera), para garantizar el suministro de madera y derivados de origen legal.

Otra de las medidas estaría orientada a la integración de la gestión forestal en la planificación hidrográfica y la gestión de los recursos hídricos, apoyando las actuaciones de emergencia en restauración de zonas afectadas, en la integración de la variable forestal en la planificación hidrológica, y en el fomento de choperas en el marco de los trabajos de la Comisión Nacional del Chopo.

El Plan de Acción Forestal, ha señalado el secretario general, contempla igualmente el control y mejora de la defensa de los montes frente a incendios forestales. Para alcanzar este objetivo se plantea la aprobación de una Estrategia Nacional de Defensa contra Incendios Forestales, que incida de manera especial en la prevención de los mismos. En este ámbito el secretario general ha hecho hincapié en el papel de la gestión forestal como instrumento esencial para la prevención de incendios y en la relevancia de los fondos de desarrollo rural que se están destinando a impulsar esta gestión y a medidas específicas de prevención que totalizan en el presente periodo de programación 2014 2020, un total de 2.000 millones de euros.

En cuanto la defensa de los montes frente a plagas y enfermedades, dada la necesidad de investigar y mejorar el conocimiento de las nuevas enfermedades, se definirán programas de investigación y se reforzará el papel del Comité Fitosanitario Nacional.

Por otra parte y para el desarrollo y mejora de instrumentos nacionales de información forestal, incluidos sistemas de evaluación de la capacidad mitigadora de los bosques, Cabanas ha señalado que se parte de la necesidad de mantener a punto todos los instrumentos de información, incorporando las nuevas demandas del sector y las derivadas de los nuevos retos y amenazas que afectan a los montes. En esta línea se plantea la realización del inventario de las masas productoras del Norte, la continuación de los trabajos del Inventario Forestal Nacional y Mapa Forestal de España, impulsando la integración de este último con el SIGPAC.

En el ámbito de la mejora de la gobernanza de la política forestal y la participación del sector en la política forestal nacional e internacional, se destaca la posibilidad de crear grupos de trabajo sobre temáticas específicas integrados por los agentes interesados, en el marco del Consejo Forestal Nacional que contempla la Ley de Montes. Unos órganos de participación que son fuertemente demandados por el sector y servirán de cauce de colaboración entre la Administración y el sector forestal

También se promoverá la relevancia de los montes en la lucha contra el cambio climático, destacando su importante  papel como sumideros de carbono, que deberá quedar reflejado en la iniciativas legislativas en marcha como la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, la estrategia Española de Economía Circular, la de Bioeconomía a o la de Agricultura, Clima y Medio Ambiente.

En materia legislativa también se prevé el desarrollo de los mandatos específicos de la Ley de Montes, que incluirá la estrategia Nacional de Gestión Cinegética, la actualización de la Estrategia Forestal Española y el Plan Forestal Español o el Registro Nacional de Cooperativas, Empresas e Industrias Forestales.

Por último el secretario general ha expuesto otras medidas como el impulso de una cultura forestal y la mejora en la regulación de los aprovechamientos forestales no madereros, algunos de ellos con alto valor de mercado como el piñón o la trufa, para lo que se plantea el fomento de agrupaciones de productores y de mecanismos de control sobre la trazabilidad y comercialización de esos productos. 

El documento del Plan de Actuación Forestal sobre el que se ha trabajado hoy junto con la plataforma “Juntos por los Bosques”, ha concluido Cabanas, se envía ya al sector y las Comunidades Autónomas, con quienes se mantendrá una reunión el próximo 20 de diciembre, para que pueda estar consensuado en el primer trimestre del próximo año.

Sección: 

Suscríbete a nuestras novedades