José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

Por si ya la campaña se anunciaba mala por distintas circunstancias, la climatología no ha sido nada favorable para el desarrollo y comercialización de la patata de Castilla y León. Si primero fueron las heladas tardías o las granizadas de abril – mayo, el calor vivido durante buena parte del verano a lo que se suma la falta de precipitaciones y las restricciones de riego consecuencia de la sequía han dado la “puntilla”, que diría un taurino, a estas producciones.

Yolanda Medina, presidenta de la Interprofesional de la Patata de Castilla y León, ha destacado a AgroNews como si bien la campaña en julio se mantenía equilibrada en oferta – demanda, el agosto apenas ha habido oferta, a lo que se sumó al inicio temprano de la cosecha en regiones como Galicia, ahora en septiembre, la patata de industria contratada está yendo a su ritmo, la de consumo está presentando “muchas dificultades, pues este producto se vende por la imagen que ofrece y lo cierto que lo que está saliendo ahora de la tierra no es precisamente óptimo para presentarlo al consumidor, especialmente en la piel y como consecuencia de distintas enfermedades”. “Hemos visto tierras, en las que hemos metido el termómetro y se superaban los 50 grados y la patata no lo ha soportado”, confirmaba Medina

“Hay gente que está ya guardando aprovechando que enfría el ambiente. En la zona de Salamanca se está empezando a hacer operaciones con Portugal, pero los precios son irrisorios, estamos hablando de patatas rojas a 0,04 euros, pero es que la blanca que no vale para lavar tampoco supera los 0,06 euros” concluye la responsable de la Interprofesional de la Patata de Castilla y León

“Vamos a ver como acaba lo que queda de campaña…”

En una línea muy similar se expresa Juan Manuel Coello, Director de Operaciones de Patatas Meléndez, quien asegura que no se recuerda con una patata con tantos problemas en las calidades, “incluso en las zonas que ofrecen tradicionalmente los productos de más nivel lo están ofreciendo este año”. “Hemos visto enfermedades como la dartrosis que hacen que la patata al lavarla se deshidrate, de la sensación que es vieja; hemos tenido problemas con la palomilla, con la sarna…, un año muy difícil”

“Nosotros estamos recogiendo los contratado a precios de 0,15/0,16 euros, pero esas diferencias de calidades hacen que haya patatas, fuera de los contratos, a 9, 10, 11 céntimos o que incluso las de mayor calidad de lavado, por ejemplo en zonas de Segovia, se puedan llegar a vender a 12-13 céntimos de euro”

“Vamos a tratar de seguir trabajando con patata española hasta octubre, pero dependemos de lo que nos ofrezca el campo, pues con nuestros clientes tenemos que cumplir con un producto de calidad que guste al consumidor” concluye Coello

Para finalizar, este repaso con las distintas partes que conforman el sector de la patata en Castilla y León, AgroNews ha entrevistado a Jesús Carrión, responsable en las cooperativas regionales de este apartado, quien ha destacado la desigualdad de la producción que sale de las parcelas dedicadas a este cultivo en la región. “En una campaña que ya se anunciaba complicada hace muchos meses la climatología la ha complicado todavía más, provocando que se obtengan patatas de niveles dispares”

“Esta crisis lo que está acelerando es la tendencia que vive el sector en los últimos años. Por un lado, el cultivador profesional con 15,20, 30 hectáreas de patata que apuesta por los contratos, al menos en el 80% de sus parcelas; y por otro, aquellos que no tienen en la patata un cultivo tan importante, le dedican 4/5 has y simplemente… se la siguen jugando…”

Sección: 

Suscríbete a nuestras novedades