Agronews Castilla y León

 

  • La política agrícola de la UE debe estar suficientemente financiada, lo que significa mantener el presupuesto de la PAC en su nivel actual como mínimo, argumentan los eurodiputados.

  • Nuevo método de la UE para calcular los pagos directos para 2030 a fin de eliminar los criterios de apoyo histórico

La Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo adoptó hoy miércoles, 16 de mayo, por 32 votos a favor, cinco en contra y seis abstenciones, un conjunto de propuestas sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) para después de 2020.

 

Mayor flexibilidad pero no renacionalización de la PAC

Los eurodiputados reconocen que los Estados miembros de la UE deberían poder adaptar la política agrícola de la UE a sus necesidades, pero rechaza cualquier renacionalización de la PAC, lo que podría, según ellos, distorsionar la competencia en el mercado único.

La política agrícola de la UE debe basarse en un conjunto común de objetivos, reglas, herramientas y controles. Los estados miembros deben diseñar sus estrategias nacionales sobre esta base y elegir las acciones que consideren más adecuadas para ellos.

Si bien la futura política agrícola de la UE debería fomentar el rendimiento en lugar del cumplimiento, las actividades agrícolas en todos los Estados miembros deberían estar sujetas a los mismos estándares de la UE y su incumplimiento debería generar sanciones similares, dicen los eurodiputados.

 

Política moderna con financiación adecuada y equitativamente distribuida

Hacer que las granjas de la UE sean más sostenibles y estén plenamente integradas en la economía circular, fomentando la innovación, la investigación y las prácticas inteligentes deberían estar entre las principales prioridades de la nueva PAC. Con este fin, la política agrícola de la UE debe estar suficientemente financiada, lo que significa mantener el presupuesto de la PAC en su nivel actual como mínimo, argumentan los eurodiputados.

 

El comité de Agricultura también quiere:

  • Los pagos directos continúen financiándose por completo con cargo al presupuesto de la UE,
  • Reducir la burocracia para las medidas del "greening" obligatorias (necesarias para recibir pagos) y hacer que estén más orientadas a los resultados, simplificar y focalizar mejor las ayudas asociadas,
  • Nuevo método de la UE para calcular los pagos directos para 2030 a fin de eliminar los criterios de apoyo histórico,
  • Formas más eficaces de garantizar que el apoyo de la UE se destine a auténticos agricultores,
  • Más dinero para ayudar al desarrollo de las áreas rurales,
  • Menos fondos para las explotaciones más grandes con un techo obligatorio de la UE,
  • Una distribución más equitativa de los fondos de la UE entre los Estados miembros, teniendo en cuenta los importes recibidos y las diferencias, por ejemplo, en los costes de producción o en el poder adquisitivo,
  • Mayor impulso al apoyo a los jóvenes y nuevos agricultores,
  • Un apoyo más fuerte a los agricultores afectados por la volatilidad de los ingresos y los precios,
  • Excluir a los sectores más sensibles de las negociaciones comerciales,
  • Las ayudas asocidas, que los estados miembros ahora pueden otorgar a sectores con problemáticas especiales puedan ser también utilizado para producciones estratégicas como, por ejemplo, loscultivos proteínicos, o para compensar los efectos de los acuerdos de libre comercio.

Sección: