Imagen de José Ignacio Falces
Publicado por José Ignacio Falces

Esta el sector pendiente de lo que los sesudos hombre y mujeres de Bruselas deciden sobre la Política Agraria Común más allá del 2020… primero el presupuesto, algo que es fundamental, y más tarde como se reparten esos fondos…

De momento poco se sabe de los primeros más allá de una reducción que presenta diferentes cifras dependiendo del interlocutor… desde el 5% del que habla de forma oficial la propia Comisión Europea a los 16 ò 25% de los que hablan otras fuentes o del 3,5% de reducción que comentan otros, aunque sólo sean para las ayudas directas.

Sin embargo, la cifra de la que se ha hablado en los últimos días en los mentideros, quizás porque es la que mejor cuadra en un titular, es del tope por explotación que estaría barajando el comisario irlandés Phil Hogan para comenzar a aplicar en la próxima reforma, de 60.000 euros, sería el “capping”, otro palabro más que nos imponen desde Bruselas, curiosamente británico en el año del Brexit, siempre vinculándolo al empleo.

Desde luego ni es una petición novedosa ni es algo que no exista en la actualidad, pero realmente ¿sirve para profesionalizar la PAC? ¿contribuye a que esos fondos comunitarios se repartan mejor? ¿favorece a los ATPs, a los profesionales, a los agricultores genuinos o activos?.

Lejos de tratar de servir cátedra, la opinión de quien escribe estas líneas es tajante: NO. En primer lugar, hecha la ley hecha la trampa, con lo que ha costado ir reduciendo el número de solicitudes de la PAC de aprobarse esta medida es muy posible que se disparen o alguien se cree que ya no se está pensando en el sistema de como dividirlas para no superar ese tope. Si hasta los holandeses han creado las “vacas fantasmas”… y ellos no forman parte de la Europa del Sur a la que se siempre se ha querido colgar el “sanbenito” de la picaresca.

Ya más en serio, ¿Qué hay de malo en que alguien cobre 90.000 euros de la PAC, si trabaja las tierras, genera empleo, cumple la condicionalidad…? Pues en mi opinión nada… y puestos a hablar de profesionalidad que alguien me diga que agricultor o ganadero es “activo” cobrando 500, 1.000 o 2.000 euros de la PAC… pocos, tirando a muy pocos.

Creo que si hay que hacer un esfuerzo y sacrificio en los fondos que la PAC distribuye entre el sector agrario, éste se tiene que hacer mirando un factor fundamental como es el empleo y la actividad generada en la propia actividad, olvidándose de los derechos históricos que hacen que, a día de hoy, por ejemplo, todavía haya gente cobrando ayudas por cultivos o ganaderías que ha abandonado hace ya un par de años o más.

Es una frase manida pero ahora a los agricultores y ganaderos se les va a pedir más, especialmente en lo que se refiere a aspectos de conservación de medio ambiente y, sin embargo, mucho me temo que se les va a dar menos, así que repartamos mejor, los fondos con criterios profesionales y dejémonos de demagogia barata que en nada contribuye a seguir avanzando en la rentabilidad del sector.

Añadir nuevo comentario