conejo
Imagen de Jesús Molpeceres Picón
Publicado por Jesús Molpecere...

Hace ya tres años y pido perdón por la autocita, que escribía en este mismo foro acerca del daño que la plaga de conejos estaba infringiendo a nuestro campo castellanoleonés. Entonces ya llevábamos varios años de paciente resignación sin que nadie pareciese querer tomar cartas en el asunto.

Hasta Agroseguro, que ya es decir, se vio forzado a contemplar como siniestro indemnizable la pérdida de cosecha a causa del ataque de dicha especie. Eso sí, con las limitaciones y recortes de todos conocidas.

Ya han pasado seis o siete años  desde la aparición de una de las plagas más dañina que afecta a nuestros cultivos, herbáceos o leñosos, y todo sigue igual. Los agricultores siguen contemplando impotentes cómo sus cosechas van desapareciendo ante sus propias narices para satisfacer la voracidad interminable de un animal cuya madurez sexual se alcanza a los cuatro meses de edad y su período de gestación apenas dura 30 días.

Se publicitan, como si de un logro se tratara, los permisos de descastes que la Administración ha dado esta campaña. Parece que con eso está todo resuelto. Pero no, no es así. Los cazadores  y los agricultores solicitan constantes  descastes por su cuenta, a su costa y como si el problema lo tuvieran que resolver ellos. Nuestros dirigentes han decidido que sean los afectados los que busquen y costeen también la solución. Esto ya de por sí es deprimente aunque, por desgracia, ya estamos acostumbrados a ese abandono a nuestra suerte de la Administración.

El problema es todavía más complejo si se tiene en cuenta que la mayoría de población de conejos vive y se refugia en terrenos de carreteras, autovías, líneas férreas y zonas urbanas. Todos ellos inaccesibles para los, hasta ahora, solicitantes de los descastes.

Yo me pregunto: ¿tenemos que barrer y limpiar nosotros también la casa del Estado? ¿Pedimos permiso (sabiendo no lo dan) para entrar en sus dominios a matar los conejos? ¿No deberían las Administraciones, conocedoras del problema, actuar de oficio? ¿Alguien se va a dar por aludido de una santa vez en este tema?

Mientras tanto los ayuntamientos, las diputaciones, el gobierno regional y los ministerios correspondientes se dedican a tocar el violón y a mirar para otro lado. No sé si es que tienen miedo a los animalistas por matar indefensos conejitos, o es que prefieren gastar el dinerito en causas más importantes como pleitear con los regantes históricos (siento la reiteración) o invertir en campañas que les publiciten de cara a las siguientes elecciones.  

En fin, más de los mismo. Después de un año catastrófico por la falta de agua, ahora resulta que la bondad primaveral del actual propiciará, más si cabe, la proliferación de esta plaga bíblica que parece haber venido para quedarse. Y nos quejábamos de los topillos. Un saludo.

Tags: 

Añadir nuevo comentario