Imagen de Jesús Molpeceres Picón
Publicado por Jesús Molpecere...

Si hay una característica que podría asociarse de forma indisoluble a la condición humana es, sin lugar a dudas, el inconformismo. En la variedad está el gusto… para gustos están los colores… nunca llueve a gusto de todos… Parecen frases o sentencias establecidas y por ello casi nos hemos acostumbrado a oírlas sin apenas inmutarnos. Lo cierto es que es muy difícil encontrar prácticamente nada que complazca, de igual forma a más de una persona.

Como todavía estamos bajo los ecos de una primavera record en lo que a precipitaciones se refiere, voy a centrarme precisamente en la disparidad de opiniones que la lluvia es capaz de provocar incluso dentro del mismo sector agroganadero.

Es año de bienes, sin duda la cigüeña y las nevadas invernales así lo han vaticinado pero no siempre el agua en abundancia es precursor de buenos augurios en el campo. Sin duda el año promete abundante pasto, natural e inducido, para la cabaña ganadera. Esto aliviará el elevado coste de años pasados, sobre todo el último, y redundará en un ligero desahogo para los sufridos ganaderos.

En cambio algunos cultivos están padeciendo el exceso de agua con datos aun no revelados pero que demostrarán cómo hasta el líquido elemento debe mantener una mesura y frecuencia sin duda fuera de nuestro alcance (afortunadamente, por otro lado).

Los técnicos de Agroseguro, al contrario de lo que suele ser habitual, este año han tenido que desempolvar los conocimientos relativos al encharcamiento. Pérdida de plantas por asfixia radicular, zonas completamente anegadas donde los cultivos han desaparecido como azucarillos, exceso de malas hierbas por la imposibilidad de hacerles frente a tiempo, han sido las tónicas habituales en estos días pasados.

Y la sufrida patata, ¿qué me decís de la patata? Este año se presenta con el estigma de la falta de planta en muchas explotaciones y eso, ya lo sabemos, no suele ser nada bueno para el sector. Habría que añadir una partida de patata de siembra de 400.000 Tm que, según se comenta, ha venido infectada de fuera y ha dado al traste, con agua y sin ella, a muchas parcelas de nuestra Comunidad, pero eso es otra historia, por desgracia muy repetida, contra la que sí deberíamos poder luchar.

En fin, es verdad que nunca llueve a gusto de todos, es cierto que el sector tiene tantas ramificaciones que casi nunca ocurrirá nada, en lo meteorológico, que beneficie o perjudique a todos por igual y pese a ello, espero que siga lloviendo. Un saludo.

Añadir nuevo comentario