garcía, tejerina
Imagen de Ángel Cuaresma
Publicado por Ángel Cuaresma

Espero que me hayan leído en alguna otra ocasión cuando he destacado, entre las virtudes de la ministra del ramo, su capacidad de gestión. Ello se debe, entre otras aptitudes, a su paso por esa escuela de capacitación que es la empresa privada, en la que la exigencia de resultados es diaria y la prisa, que en ocasiones puede no ser buena consejera, constituye un ingrediente más de esas exigencias.

Sin embargo, no sólo la empresa privada ha ‘disfrutado’ de la presencia de la vallisoletana Isabel García Tejerina; antes bien, el propio Ministerio ha sido, y es, el escenario de muchos de sus hitos profesionales y en sus dependencias y en los campos de España se ha forjado una carrera más técnica que política, por mucho que hoy toque hacer política, y de la buena.

Estos días, y al tiempo que tiene los cinco sentidos puestos, digo yo, en cuestiones que acucian al campo español, ha habido algún que otro huequecito en ese chicle que es el tiempo para terminar de remodelar algunas áreas de su equipo, en concreto, Comunicación y Gabinete.

Es verdad que no son las de contacto directo con el sector y puede que a los profesionales de la agricultura y la ganadería les suene como algo lejano, y quizá por eso la titular del Departamento se haya tomado su tiempo pero, piano, pianito, el inicio del otoño ha sido propicio para el nombramiento de estos dos cargos de responsabilidad, claves, insisto, para la buena marcha del conjunto del Ministerio.

Desde ya, al frente del Gabinete y del área de Prensa se encuentran sendos profesionales cuyo currículum , cada uno en su ámbito, les avala, en un momento en el que Agricultura se enfrenta, entre otros muchos retos, a una sequía que lleva camino de convertir en leve la de 1992 y que estrena, lamento decirlo, su segundo año.

 Malhadado este aniversario. Ya sé que esto no es cuestión de paciencia y que para noviembre aún falta mucho pero dicen que, para entonces, puede que llegue la ansiada lluvia. 

Añadir nuevo comentario