Agronews Castilla y León

El Gobierno de Asturias, a través del grupo de Genética Vegetal del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida), participa en un proyecto internacional que persigue mejorar la competitividad del cultivo ecológico (orgánico o biológico), de la judía verde (fréjol), el tomate y el brócoli, tres especies elegidas en representación de las principales familias usadas en cultivos hortícolas: leguminosas, solanáceas y brassicas.

El proyecto, denominado Mejora genética para una producción orgánica hortícola resiliente, eficiente y sostenible, comenzará este mes y cuenta con 6 millones de financiación que aporta la Unión Europea (UE). La investigación, que tendrá una duración de cuatro años, está coordinada por la Universidad de Catania (Italia) e implicará a 19 equipos de 9 países europeos, además de otros dos asiáticos en calidad de colaboradores.

Los investigadores buscan explorar y caracterizar la diversidad genética en las tres especies a nivel morfológico, agronómico, molecular y también su resistencia a enfermedades. Además, pretenden identificar las variedades mejor amoldadas a la producción orgánica, localizar los genes con mayor peso en la adaptación a este tipo de cultivo y desarrollar herramientas para acelerar la obtención de nuevas variedades por mejora genética, así como para producir semilla en cultivo orgánico. Se prevé, asimismo, la ejecución de trabajos de campo con los productores locales, lo que permitirá la trasferencia de los resultados.

Las tareas del equipo de Genética Vegetal del Serida se centrarán en la multiplicación y caracterización de la judía desde el punto de vista morfológico y la resistencia a enfermedades. En este ámbito, colaborará en el análisis de la variación molecular a nivel genómico, así como en la identificación de los genes más importantes para la adaptación de esta leguminosa a la producción ecológica.

En estos trabajos se utilizarán las últimas técnicas en la caracterización asistida por análisis de imágenes, la exploración del genoma mediante la aplicación de las últimas técnicas de secuenciación de ADN y los métodos para la identificación y verificación de genes mayores.

La financiación del proyecto por parte de la UE pone de relieve la calidad de la investigación realizada en el Serida en los últimos años, en un contexto en el que los recursos disponibles para la investigación y el desarrollo son limitados y ofrecen una gran oportunidad para el avance hacia una agricultura sostenible y de calidad.