Agronews Castilla y León

El juicio por la venta de la fábrica de Lauki en Valladolid ha sido aplazado hasta el próximo día 26 de octubre para permitir que el alcalde Valladolid, Óscar Puente, reciba la citación judicial como testigo que no había recibido para la vista prevista ayer, 12 de septiembre. La jueza del Juzgado de lo Social número 2 ha atendido el recurso judicial de los sindicatos CCOO y UGT, que promueven esta causa contra la multinacional francesa Lactalis, por el incumplimiento del acuerdo que permitió el expediente de regulación de empleo que permitió cerrar la planta vallisoletana.

En el juicio sí que han estado los responsables sindicales, entre ellos el presidente del Comité de Empresa por CCOO, José Manuel González, acompañado por responsables de la Federación de Industria de CCOO Castilla y León, así como miembros de la dirección de la empresa. También estaba el otro testigo convocado por CCOO y UGT, el representante de la Fundación Anclaje, Carlos Escudero. Sin embargo los representantes de los sindicatos han señalado como imprescindible la presencia del alcalde de Valladolid que no ha estado en el juicio porque la jueza no consideró necesario convocarle. Hay que recordar que el juicio se promueve por el incumplimiento del Acuerdo que permitió firmar el ERE y que, en su capítulo 1, señalaba la apertura de un periodo de 4 meses para intentar la venta de la fábrica, un requisito que condicionaba el resto del acuerdo. Los sindicatos acusan ahora a la multinacional Lactalis de haber firmado esa claúsula sin intención de cumplirla por lo que exigen la apertura de un nuevo periodo en el que realmente se avengan a vender la fábrica.

En esa reivindicación parece indispensable el testimonio del alcalde, que afirmó en su día contar con informaciones de empresas que trataron de optar a la compra sin que Lactalis les diera realmente la oportunidad de presentar una oferta. La multinacional aseguró que no vendería la fábrica a ninguna empresa competidora en el sector lácteo, pero los sindicatos creen que no quería venderla a ninguna otra empresa. Lo cierto es que el solar de la planta está en un lugar de expansión de la ciudad por lo que su venta para viviendas sería rentable, aunque el Ayuntamiento impidió una operación especulativa declarando el terreno como industrial para el sector agroalimentario.

Aunque la multinacional Lactalis ha desmantelado parte de la fábrica de Lauki y se ha llevado la producción a Lugo y Granada, Juan Manuel Ramos, responsable de política sindical de la Federación de Industria de CCOO ha señalado que ‘esta batalla judicial se hace para que la justicia repare el engaño que sufrieron los trabajadores y trabajadoras de la fábrica y para evitar que las grandes empresas sigan impunemente por la senda de la deslocalización sin consecuencias’.

Sección: 

Suscríbete a nuestras novedades