Los que ya tenemos una edad, pensábamos que ya lo habíamos visto todo. Pero la vida te da sorpresas. Hace unos años, un anuncio de televisión decía: “aceptamos pulpo como animal de compañía”; el ingenio de los publicistas, captaba la atención de los televidentes. Hoy escuché la misma frase, pero cambiando la especie del animal, y aceptada por la Delegación de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, aunque en esta ocasión, aceptaron vaca como animal de compañía.

El tema sanitario, no es ningún juego, al menos así nos lo están diciendo a los ganaderos de este país, eso sí, a los ganaderos. En Madrid, existe un santuario,  lugar de refugio de animales para vivir bien los que los cuidan, que en una prueba sanitaria de la Consejería madrileña, dio positivo en tuberculosis. En este caso, según los responsables (en unos videos publicados en sus redes sociales), se les permite no sacrificar a ese animal.

Las presuntas transgresiones a la legalidad son diversas en dichos vídeos, y las mismas, serían muy graves en caso de ser cometidas por los ganaderos españoles. Por tanto, vamos a enumerarlas para clarificar los hechos:

En primer lugar, el animal que sale en el vídeo, no está identificado con los pertinentes pendientes, siendo algo obligatorio y regulado por el Real Decreto 1980/1998, de 18 de septiembre, por el que se establece un sistema de identificación y registro de los animales de la especie bovina. Incluso en granjas como ésta, no consideradas comerciales, si la administración está realizando las pruebas obligatorias, tiene que estar identificada. Si un ganadero tiene vacas, sin el crotal de identificación pertinente, incurre en una falta grave, suponiéndole una sanción económica importante con posible inmovilización de los animales por parte de la administración. Aunque esta vaca sea considerada como animal de compañía, la identificación es indispensable. En el caso de otros animales de compañía, por ejemplo los perros, ya que existe la posibilidad de trasmitir enfermedades a los humanos, sus propietarios están obligados a tenerles identificados y al corriente de vacunación antirrábica. Por esta razón, no entendemos que estos santuarios, no cumplan con la legislación vigente con los riesgos para los ciudadanos que ello conlleva.

En segundo lugar, el hecho de no acatar el marcado de un animal positivo y no aislarlo del resto de animales, se considera una falta grave, incoando la administración la sanción administrativa pertinente e inmovilización de la granja hasta el sacrificio del animal. Esto es el reglamento en vigor para los ganaderos, pero parece que la administración, hace otra excepción con este tipo de granjas. Resulta increíble que no se tenga en cuenta lo que es una zoonosis (enfermedad que se transmite de forma natural de los animales al hombre); siendo este animal, si es positivo, un reservorio de la enfermedad, que puede ser fuente de contagio a otros animales e incluso al hombre. Puesto que estando en contacto permanente con animales incontrolados como pájaros, palomas y ratones que son posibles trasmisores de la enfermedad, podrían ser un foco de contagio a otras personas.

En tercer lugar, la analítica por parte del ganadero, en el momento que la administración otorga un positivo en prueba intradérmica, está prohibida; siendo considerada falta muy grave, ya que es objeto de sanciones importantes, no pudiendo por sus medios hacer esos análisis. En ese caso, el laboratorio que hiciera esos análisis sería sancionado. En el vídeo al  que hacemos referencia, presumen de que hicieron las pruebas por su cuenta, de lo que se deduce que actuaron desoyendo las normas existentes que a los ganaderos se les aplica con toda dureza. Reiteramos, a nosotros nos dicen que se trata de una zoonosis y que no es ningún juego, que debemos sacrificar, en muchos casos, a todos los animales de la explotación, con el consiguiente trastorno, emocional y económico para las ganaderías.

En cuarto lugar, estas personas son recibidas por las administraciones madrileñas, inmediatamente, algo que no ocurre en el caso de los ganaderos; y  tampoco contamos con la presencia de los principales dirigentes de la Consejería, como ocurrió en este caso, ya que en el vídeo se hace referencia a los funcionarios y políticos que les recibieron, y que decidieron no matar a esa vaca, porque la consideraron animal de compañía. Esto hay que verlo para creerlo.

Desde OPL, pedimos al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que considere a esta enfermedad con la gravedad necesaria, ya que en las granjas de los ganaderos españoles, queremos que no haya ni una sola vaca afectada por tuberculosis o brucelosis; por la salud de las personas y de los animales. También pedimos que se dejen de sacrificar vacas sanas; vacas que en inspecciones post mortem y en cultivos de laboratorio obtienen resultados negativos, siendo esta matanza masiva e indiscriminada y un problema psicológico y económico para las ganaderías. Así mismo, pedimos también, que se hagan cargo de estas pruebas, y no como hasta ahora, ya que cada comunidad autónoma hace lo que quiere, siendo las diferencias tan abismales que nos plantean muchas dudas con respecto a que las pruebas se estén realizando adecuadamente.

Desde OPL, solicitamos que los ganaderos sean tratados del mismo modo que el resto de colectivos que trabajen con animales y que se efectúen las mismas pruebas y que se apliquen las mismas normas para todos; sea o no la vaca un animal de compañía, puesto que las enfermedades se contagian del mismo modo en todos los casos. Exigimos la correcta identificación de los animales, y que se vigile el bienestar animal en cualquier caso y situación.

No queremos terminar, sin dejar claro que nadie, por muy animalista que se considere, tiene más amor a las vacas de leche que nosotros. La diferencia radica en que nosotros, los ganaderos, vivimos (o al menos lo intentamos) de nuestro trabajo, y no de donaciones en las que en muchos casos, la opacidad y falta de transparencia, nos hacen dudar de su destino final. 

José María Álvarez​, OPL

Sección: 

Suscríbete a nuestras novedades